Escuche ahora

Música W

con Con Esteban Vásquez


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Macri, de gira para que Argentina sea el supermercado de alimentos de Asia

Como si de un "relaciones públicas" se tratara, el presidente argentino, Mauricio Macri, visitó en los últimos días los Emiratos Árabes, China y Japón en una atareada gira asiática para abrir puertas a los productos argentinos, en especial los alimentarios, y continuar con su agenda de captar inversiones.

Nerea González

Buenos Aires, 20 may (EFE).- Como si de un "relaciones públicas" se tratara, el presidente argentino, Mauricio Macri, visitó en los últimos días los Emiratos Árabes, China y Japón en una atareada gira asiática para abrir puertas a los productos argentinos, en especial los alimentarios, y continuar con su agenda de captar inversiones.

Macri situó este viaje entre sus compromisos más importantes del año dado el potencial que tiene para el país suramericano la apertura de nuevos mercados en Asia, donde el mandatario vendió las bondades de la carne, el vino y hasta del fútbol argentino.

"Asia en general es un gran demandante de alimentos y Argentina como se estuvo encerrando (durante el kirchnerismo, entre 2003 y 2015) lo desaprovechó completamente", señaló a Efe Fausto Spotorno, director del Centro de Estudios Económicos de la consultora OJF.

Ahora el presidente argentino llama a esas puertas cerradas, convencido de que las posibilidades agroindustriales de Argentina pueden convertirla en el gran "supermercado" del mundo.

El continente asiático y su demanda exponencial de alimentos se presenta así como una oportunidad clave para Argentina, aunque los expertos señalan con prudencia que las metas aún está muy lejos.

"Por ahora lo que está tratando de hacer es de armar redes internacionales que con el tiempo van a llevar a relaciones más sólidas", consideró Spotorno.

"Estamos recién en relaciones públicas, en avisarle al mundo de que Argentina quiere volver a tener acuerdos con el resto del mundo, a abrir su economía y a tener las mismas reglas del juego del capitalismo de occidente y de los países de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos)", coincidió en entrevista con Efe Ramiro Castiñeira, del estudio Econométrica.

En su primera parada, Dubái, Macri aseguró que Argentina tiene capacidad para producir alimentos para 400 millones de personas, con margen para mejorar en los próximos años, ante autoridades políticas y empresarios de un país que importa el 80 % de sus necesidades alimentarias.

De China, donde participó en el foro sobre plan global de inversiones "Nuevas Rutas de la Seda", se llevó una promesa de que Pekín incrementará la importación de alimentos con valor agregado para equilibrar la balanza comercial -deficitaria para Argentina- y grandes acuerdos de inversión y cooperación valorados entre 15.000 y 17.000 millones de dólares.

Entre ellos destaca el relanzamiento de la construcción de dos centrales nucleares en suelo argentino, acordada con el Gobierno de la predecesora de Macri, Cristina Fernández.

Junto al agroindustrial, el sector energético es el que presenta más oportunidades para la economía argentina, señalan los expertos, pero el país necesita de inversiones extranjeras para desarrollarlo.

"Es donde Argentina tiene competitividad por naturaleza, las agroindustrias y todo lo que es energía", incidió Castiñeira.

La última parada de esta gira asiática, Japón, planteó una agenda similar pero con más énfasis en sectores como el automotriz, que concentra la mayoría de las inversiones niponas en el país suramericano a través de grandes marcas como Nissan o Toyota.

"Es una potencia mundial con mucha tecnología. Argentina necesita tecnología para actualizar toda su cadena productiva, con lo cual, restablecer las negociaciones, el contacto, darle materias primas para que traigan tecnología, es buen negocio para ambas partes", precisó Castiñeira.

Sin atreverse a dar plazos para ver frutos de estos acercamientos, los expertos ven el contexto actual como una gran oportunidad para Argentina y Latinoamérica.

"Si China o si Asia es el que muestra bastante interés en liderar el proceso de la globalización y de economías abiertas, ahí hay mucho potencial para la región", reflexionó Castiñeira.

El primer paso es haber retomado la "iniciativa política" con la vista puesta en que las economías de estas dos grandes zonas no solo no son rivales sino que pueden encajar como complementarias. EFE