Escuche ahora

Partida W

Con Juan Pablo Barrientos


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Miles de palestinos esperan durante meses permiso israelí para salir de Gaza

Saud Abu Ramadán

Saud Abu Ramadán

Gaza, 13 nov (EFE).- Los permisos israelíes de salida para los palestinos de Gaza se eternizan, tras unos cambios en los procedimientos que han multiplicado la espera y que desesperan a una población que se ve encerrada por un férreo bloqueo en una de las zonas más densamente pobladas del planeta.

Desde junio pasado, las autoridades israelíes han retrasado los plazos para tramitar las solicitudes de salida, explica a Efe Mohamed Al Magadma, portavoz de la Oficina Civil de Enlace en Gaza, quien explica que antes una autorización israelí tardaba unas dos semanas y ahora se demora una media de unos 45 días laborables.

"Los viernes y sábados no están incluidos, así que el solicitante tiene que esperar más de dos meses para obtener una respuesta positiva o negativa a su petición", lamenta y agrega que las nuevas medidas perjudican especialmente a estudiantes, empresarios, comerciantes, empleados de organizaciones internacionales y enfermos.

Su oficina recibe cada día al menos 300 solicitudes para salir de Gaza a través del cruce de Erez, algunos para ir a Jerusalén Este o Cisjordania y otros para viajar directamente a Jordania, sin parar en Israel o los territorios palestinos.

Es el caso de Fátima Abdul Salam, una madre de cuatro hijos de 53 años de Gaza capital que espera desde septiembre para obtener una autorización que le permita viajar a Jordania para someterse a una operación médica en el ojo derecho.

Explica que sufre de un grave problema ocular desde hace más de tres años y necesita una intervención urgente en un hospital israelí o jordano, y asegura que la demora en hacerse la cirugía ha empeorado también el estado de su ojo izquierdo.

"Concerté una cita para la operación con mi oftalmólogo que está programada para el 20 de noviembre en Jordania. El 15 de septiembre solicité permiso al lado israelí a través de la Oficina de Enlace, pero aún no he obtenido respuesta", lamenta Fátima Abdul Salam, profesora en una escuela de la ciudad de Gaza, pero que no ha podido trabajar durante meses a causa de su problema de salud.

"Cada vez que voy a preguntar sobre mi permiso en la Oficina de Enlace, me dicen que mi solicitud aún está bajo comprobación de seguridad", se queja, para añadir: "Siento que vivimos en una gran prisión".

El periódico israelí "Haaretz" afirma que durante el año han llegado unas 16.000 solicitudes para salir de la Franja que todavía están en la Oficina de Enlace israelí esperando respuesta.

Según este medio, Israel indicó en mayo a la Oficina de Enlace de Gaza que habían cambiado los procedimientos y que, a excepción de los casos urgentes, el tiempo de espera para los permisos aumentaría de 24 días laborables a entre 50 y 70.

En el lado palestino del paso de Erez docenas de personas se sientan en sillas a la espera de recibir su permiso para cruzar.

Mohamed Samara, un comerciante de 42 años que consiguió autorización para viajar a Cisjordania por negocios, explica a Efe que tardó en obtenerla 65 días.

"Solicité un permiso varias veces y me lo denegaron en varias ocasiones, hasta que finalmente lo obtuve", se queja.

Waleed Snono, funcionario de la Oficina de Enlace Civil de Gaza encargado de facilitar las autorizaciones a comerciantes y empresarios, calcula que hay 5.500 peticiones ya entregadas al lado israelí y critica que las nuevas medidas "afectan negativamente la economía de la Franja".

La reconciliación política palestina, con el pacto firmado el pasado octubre entre el nacionalista Al Fatah y el movimiento islamista Hamás y reciente la devolución por parte de este último del control de Gaza a la Autoridad Nacional Palestina (ANP), debería aliviar la situación, ya que fue la toma por Hamás del poder en el enclave en 2007 lo que llevó a Israel a imponer un férreo bloqueo.

"Con la situación actual de reconciliación interna y la entrega de poder al Gobierno de consenso palestino, Israel tiene que aliviar estas medidas, en lugar de endurecerlas", considera Snono.

En el mismo sentido, Al Magadma argumenta que la ANP ya "ha tomado el control de los ministerios y de las fronteras. Se supone que Israel tendría que aliviar las medidas de seguridad y restricciones de movimiento impuestas durante más de diez años".

Sin embargo, Hamás mantiene aún el control de la seguridad en el territorio y no ha desarmado a su milicia, como exigen Israel y la comunidad internacional, algo que el movimiento rechaza hacer.

Consultado por Efe, el COGAT, organismo de coordinación del Ejército israelí que controla los cruces fronterizos, no ofreció confirmación sobre los cambios en el procedimiento para los permisos. EFE