Escuche ahora

La W

con Julio Sánchez Cristo


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Muestra fotográfica revive el espíritu de primeros habitantes de la Patagonia

Místicos, robustos y autosuficientes eran los indígenas de los pueblos kawésqar, selk'nam y yagán que habitaban las inhóspitas tierras australes que cautivaron al etnólogo Martín Gusinde alrededor de 1920 y cuyos retratos se pueden ver desde hoy en Santiago de Chile.

Santiago de Chile, 19 oct (EFE).- Místicos, robustos y autosuficientes eran los indígenas de los pueblos kawésqar, selk'nam y yagán que habitaban las inhóspitas tierras australes que cautivaron al etnólogo Martín Gusinde alrededor de 1920 y cuyos retratos se pueden ver desde hoy en Santiago de Chile.

"Por encima de las diferencias entre kawésqar, selk'nam y yagán está la dimensión humana. Hay una captura por parte de Martín Gusinde del rostro, de la mirada y también de las costumbres", dijo a Efe Roberto Farriol, el director del Museo de Bellas Artes de Santiago, donde se exhibe la muestra.

"Fundamentalmente creo que es la dimensión humana más allá de las diferencias culturales lo que conforma su investigación" añadió.

Entre 1918 y 1924 el sacerdote y etnólogo polaco Martín Gusinde estudió y fotografió los ritos de las comunidades indígenas que vivían en la Patagonia.

Un total de 151 de estas imágenes, que nunca antes fueron exhibidas en Chile, se pueden ver en la exposición "Los espíritus de la Patagonia Austral".

Se trata de parte del archivo, compuesto por 1.200 negativos de nitrato y placas de vidrio, que conserva el Antropos Institut en Alemania y que ahora son traídos al país austral por la comisaria Christine Barthe y al editor Xavier Barral.

Gusinde tuvo que viajar cuatro veces hasta las heladas tierras del sur de América para conseguir establecer un vínculo de confianza que le permitiera familiarizarse con ese pueblo, documentarlo y fotografiarlo como nadie lo pudo hacer.

De esta manera consiguió retratar los ritos de paso a la vida adulta de jóvenes selk'nam de cuerpos pintados y también a los adultos disfrazados con máscaras cuyo objetivo era asustar a los novicios.

Asimismo, el sacerdote consiguió establecer amistad también con los yaganes y los kawésqar, los nómadas canoeros que habitaban las orillas de los fiordos de la Patagonia y fotografiar algunos de sus ritos.

Además de la obra de Gusinde, la muestra incluye una selección de obras de autores chilenos con el fin de ponerlas en diálogo y perspectiva con su legado visual.

"Con estas fotografías, a partir de la muestra de Martín Gusinde, hemos podido hacer confluir estas miradas, permitiéndonos dimensionar el profundo espesor aún desconocido, que permanece entre los vestigios de un pasado que se nos presenta ante la mirada distante de nuestra sociedad", explica Farriol.

De esta forma, se integraron obras de la colección del Museo a través de la sección "Nómades del mar. Fotografías de Paz Errázuriz"; parte de la serie "Buscando la mirada Kawésqar" de Leopoldo Pizarro y el documental "Cultura yagán, persistencia de la memoria" de Gabriela Alt, que da cuenta de la construcción de una canoa con la que se navegaba por los canales patagónicos.

La muestra se podrá ver en la Sala Matta, del Museo de Bellas Artes, hasta el 18 de diciembre. EFE

jtr/ns/nrp