Escuche ahora

Archivo W

Con Sebastián García


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Nuevo arzobispo de México tiene desafío de dar giro a diócesis desprestigiada

José Antonio Torres

José Antonio Torres

México, 7 dic (EFE).- El nuevo arzobispo primado de México, el cardenal Carlos Aguiar Retes, tendrá el desafío de darle un giro a una diócesis "desprestigiada" por el desgaste de su antecesor, Norberto Rivera, aseguró hoy a Efe el analista Bernardo Barranco.

"La moneda está en el aire y hay expectativas importantes de que (Aguiar) transforme una diócesis hecha pedazos, muy venida a menos, muy desprestigiada por los continuos desgastes de Rivera", dijo este experto en asuntos eclesiásticos.

Aguiar (Tepic, 1950) fue nombrado hoy arzobispo primado de México por el papa Francisco, quien aceptó la renuncia presentada por Rivera en junio pasado al cumplir los 75 años, la edad de jubilación para los obispos.

Más que un pastor "con olor a oveja", Aguiar es un "hombre de estructuras" con una visión moderna para buscar restablecer puentes de diálogo en una Ciudad de México marcada por la modernidad social y cultural, explicó.

El nuevo arzobispo "tiene el desafío de dar un giro a la crisis pastoral que vive la Iglesia en la Ciudad de México y, al mismo tiempo, ser el hombre del papa Francisco en la Iglesia mexicana", precisó Barranco sobre las expectativas de su nombramiento.

Sobre la labor de Rivera como arzobispo primado de México, un cargo en el que estuvo 22 años, el analista consideró que "fracasó" al tratar de imponer una moral católica tradicional, sobre todo en una urbe que tiene los mayores niveles nacionales de escolaridad.

Rivera "representa el fracaso de un modelo de Iglesia en la que los obispos se autoconcebían como maestros (...) de verdades absolutas y que cuestionaban el rumbo de una sociedad que parecía ir a la deriva".

Es un religioso con "la misma perspectiva de Juan Pablo II" y por ello es "uno de los últimos representantes de una iglesia de masas, de pensamiento casi único", afirmó.

Barranco recordó las acusaciones, e incluso denuncias, que el cardenal ha enfrentado por su presunta complicidad en los casos de pederastia que han salpicado a algunos religiosos como Nicolás Aguilar Rivera, acusado de abusar sexualmente de más de un centenar de menores.

Al respecto, señaló que Rivera "no se libera" de los señalamientos por delitos cometidos cuando era la máxima autoridad de la Iglesia católica en el país.

Su retiro no supone que las imputaciones "por las que está bajo investigación sean anuladas, por el contrario, siguen su curso", aseveró.

El analista indicó que en temas como el papel de la mujer, la eutanasia, el aborto, el matrimonio igualitario en Ciudad de México, las posturas del cardenal Rivera "parecían provincianas, anacrónicas".

El nombramiento de Aguiar Retes no significa que se abandone esta perspectiva porque "no es ningún progresista", pero sí tiene una visión más moderna y actualizada, matizó.

Aguiar "no es un pastor, es un hombre de aparato, de estructura religiosa", agregó al recordar sus presidencias del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) de 2011 a 2015 y de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) de 2007 a 2012.

Nacido el 9 de enero de 1950 en Tepic, en el occidental estado de Nayarit, en el seno de una familia muy devota, Aguiar ha sido toda la vida una figura activa dentro de la Iglesia católica, aunque con un perfil más discreto que Rivera.

Además, comparte muchos valores con el papa Francisco sobre la necesaria cercanía con los feligreses, la lucha contra la pobreza y la marginación y la defensa de los migrantes.

A diferencia de Rivera, a quien se le ha podido ver junto al magnate Carlos Slim y a otros grandes empresarios, a Aguiar no se le relaciona con el poder y es muy activo en redes sociales, donde acumula más de 14.400 seguidores en Twitter.

Con un lenguaje para todos los públicos, en las redes habla del poder de la oración y la misericordia, pero también advierte de los peligros del dinero o de "anunciar a Cristo como un producto de mercadotecnia".

Tras su nombramiento, aseguró en Twitter que asume esta tarea "como discípulo de Jesucristo con la confianza en el Espíritu Santo para cumplir lleno de esperanza esta responsabilidad eclesial en favor del Pueblo de Dios". EFE

jth/pmc/arm