Escuche ahora

Deportes W

Con Andrés Torres


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Presidente hondureño asegura que no protegerá a ningún acusado por delitos

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, advirtió hoy que su país no protegerá a nadie que sea acusado por algún delito y afirmó que quien sea señalado deberá enfrentar la Justicia dentro o fuera de la nación centroamericana.

Tegucigalpa, 20 mar (EFE).- El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, advirtió hoy que su país no protegerá a nadie que sea acusado por algún delito y afirmó que quien sea señalado deberá enfrentar la Justicia dentro o fuera de la nación centroamericana.

"Ni mi Gobierno ni yo protegerá a nadie porque en Honduras respetamos la ley y las instituciones", subrayó Hernández en una rueda de prensa en la Casa Presidencial antes de viajar a Estados Unidos, donde tiene previsto reunirse con altos funcionarios.

Las declaraciones de Hernández se producen después de que el narcotraficante hondureño Devis Leonel Rivera dijera en un tribunal de Nueva York (EE.UU.) que pagó sobornos entre 2013 y 2015 al diputado hondureño Antonio Hernández, hermano del gobernante del país, para que el Gobierno agilizara una deuda pendiente con una empresa que esa organización criminal utilizaba para lavar dinero.

El exlíder del desmantelado cártel de Los Cachiros, también declaró ante la Justicia estadounidense que pagó sobornos a varios funcionarios de Honduras, entre ellos el expresidente Porfirio Lobo (2010-2014), a cambio de que le brindarán protección.

Todos los señalados por Rivera han negado sus acusaciones.

Honduras es un país de "Justicia y de respeto a la ley y a sus instituciones", por lo que ahora "todos los que son acusados, de acuerdo al debido proceso, tienen que rendir cuentas", dijo Hernández.

Insistió en que si algún amigo suyo o miembro del Partido Nacional, en el poder, tiene problemas con la Ley deberá "dar un paso a un lado y retirarse para encarar el proceso de acuerdo a la ley".

"Los narcotraficantes están "muy incómodos porque hemos declarado hostil esta tierra para todas esas actividades ilícitas", dijo el presidente hondureño, y afirmó que hará "lo que tenga que hacer para luchar por recuperar la paz y la tranquilidad del pueblo hondureño".

Dijo estar consciente de que a los grupos del crimen organizado "no les parece" que él ocupe la Presidencia de Honduras, por lo que cree que "van hacer una y otra cosa" para alejarlo del poder e intentar que llegue al Ejecutivo "otro y otra (persona) más complaciente con sus intenciones".

Resaltó que su Gobierno ha creado una serie de leyes a favor de "mantener el orden" en el país y puso como ejemplo el proceso de depuración policial y la extradición de más de una docena de hondureños solicitados por EE.UU. por narcotráfico. EFE