Escuche ahora

Hora 22

Con Eduardo Peña


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

"Ciudadanos en cólera", el grupo parapolicial que crea controversia en Calais

"Ciudadanos de Calais en cólera", una polémica brigada parapolicial que dice velar por la seguridad, ha generado controversia entre los vecinos de esa ciudad que alberga el mayor campamento de inmigrantes de Francia.

Antonio Torres del Cerro

Calais (Francia), 23 sep (EFE).- "Ciudadanos de Calais en cólera", una polémica brigada parapolicial que dice velar por la seguridad, ha generado controversia entre los vecinos de esa ciudad que alberga el mayor campamento de inmigrantes de Francia.

Entre los que se posicionan a favor y los que la critican, este colectivo echó a andar hace un año y medio en las redes sociales y realiza, desde entonces, guardias nocturnas diariamente para evitar que los "clandestinos", como ellos los llaman, paren los camiones y se cuelen en ellos para pasar al Reino Unido.

"Venimos a ayudar a la policía. Es cierto que no es nuestra labor, pero están contentos con nuestra ayuda. Les avisamos cuando los inmigrantes intentar invadir la carretera con barricadas. Son situaciones de gran peligro", cuenta a Efe "Cocó", un joven de 29 años que luce un chaleco con la palabra "Seguridad" y que porta una identificación con el logotipo del grupo.

Aunque Calais, ciudad del norte de Francia de 75.000 habitantes, cuenta con un notable contingente de 1.400 policías, "Cocó" justifica las guardias del colectivo para salvaguardar mejor las zonas de viviendas cercanas del enorme campo de inmigrantes y para proteger a los camioneros.

"No tengo las cifras, pero ha habido un aumento de agresiones con arma blanca, de robos e incluso de agresiones sexuales. Desgraciadamente, los medios locales no hablan de eso", detalló.

Consultada por Efe, una fuente del Gobierno francés evitó valorar si iniciativas como la de "Ciudadanos de Calais en cólera" suplantan el trabajo de la Policía.

"Ya hay varias asociaciones en Calais, y siempre que respeten el marco legal en Francia no tenemos más comentarios que hacer", dijo un portavoz de la prefectura (delegación del Gobierno).

Los vecinos de Calais oscilan entre la crítica, el respaldo y el escepticismo.

"Hacen justicia ellos mismos y no está bien, porque para eso está la Policía. Pero no podemos pararlos, por eso están en 'cólera'. Su objetivo es echar a los inmigrantes", lamentó en declaraciones a Efe Wendolin, una vendedora.

Su compañero de trabajo Gaston cree que los habitantes de Calais no se sienten "más tranquilos" por tener a esas patrullas vecinales, aunque reconoce que tienen alguna utilidad.

"No nos molestan especialmente. Están, sobre todo, para evitar robos o cosas así en casas cercanas a 'La Jungla'. En algunos casos han tenido éxito", señaló el hombre.

Más favorable se posicionó el taxista Jeff: "Me parece normal que se agrupe la gente. Tampoco son tantos 1.400 policías para tantos frentes abiertos en Calais".

El "modus operandi" de "Ciudadanos de Calais en cólera" está muy articulado: divididos en dos grupos de unas diez personas, la mayoría hombres de entre 20 y 50 años -muchos de ellos con trabajo-, se desplazan en sus coches particulares por las zonas en que la autopista E-15 está más desprotegida, sin ninguna valla que la rodee.

"No tenemos ningún arma, la única arma que tenemos es una linterna para avisar de nuestra presencia. Eso es todo", explicó "Cocó", y precisó que los turnos comienzan al caer la noche y acaban sobre las siete de la mañana.

No hay datos oficiales sobre el número de jóvenes que intentan diariamente abordar los camiones que van al Reino Unido, pero se estima que son varias decenas al día y algunos de ellos mueren en el intento, como un niño afgano de 13 años a inicios de septiembre.

Según "Ciudadanos de Calais en cólera", uno cada cinco inmigrantes que se meten en los camiones logran cruzar el canal de La Mancha.

"Una de dos: o dejamos a todos pasar al Reino Unido o hacemos una verdadera criba y nos quedamos solo con los verdaderos refugiados de guerra", reflexiona "Cocó".

No solo la seguridad preocupa en Calais. El turismo, un importante sector económico de esta ciudad con aire británico, ha caído en torno al 30 % en lo que va de año en relación al 2015, según datos oficiales.

"Aquí la situación está tranquila. Sois los periodistas los que os encargáis de exagerar las cosas", lamenta una taxista. EFE

atc/er/si