Escuche ahora

Archivo W

Con Sebastián García (@JuanSeGarciaA


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Condenan a 53 años de cárcel a la mujer que asesinó a Juanita Valencia

Luz Mery Soto Castrillón recibió una pena de 53 años y ocho meses por asesinar a una niña de 4 años y secuestrar a una bebé de dos meses.

Luz Mery Soto Castrillón recibió una pena de 53 años y ocho meses por asesinar a Juanita Valencia. Foto: Policía Nacional

De 53 años y ocho meses fue la condena Luz Mery Soto Castrillón por el asesinato de Juanita Valencia, una niña de tan solo cuatro años y el secuestro de una bebé de escasos dos meses de nacida. Los hechos ocurrieron en diciembre pasado en Chinchiná (Caldas).

Un juez de ese municipio del centro sur de Caldas también la condenó a pagar una multa económica que supera los $442 millones de pesos. Su defensa apeló esta decisión y será la sala penal del tribunal la que emita un segundo fallo que podría ratificar o modificar esta pena, que está entre las más altas que se han impuesto en nuestro país.

Por su parte, la Fiscalía que adelantaba la acusación de este caso quedó conforme con la sentencia, pues en la etapa de alegatos de conclusión había solicitado una pena de 55 años en prisión, es decir una condena parecida.

Soto no tuvo derecho a rebajas de pena ni ningún beneficio, pues sus víctimas eran menores de 14 años y ella nunca aceptó los cargos de secuestro simple, homicidio agravado y tentativa de homicidio.

De acuerdo a lo revelado en las diligencias del juicio oral, Soto, el 22 de diciembre del año pasado hurtó a la bebé de cuatro meses, ya que no puede tener hijos y por eso citó a la madre con las dos pequeñas a un paraje en la salida hacía Manizales, con la promesa de darles a las criaturas unos regalos de navidad. Supuestamente en aquel lugar Luz Mery le arrebató a la bebé y lanzó a la madre y a Juanita a un caño.

La madre de las dos pequeñas aseguró que pudo sobrevivir y salir del caño sin sufrir ni una sola lesión, mientras que su niña de cuatro años fue arrastrada por la corriente y no pudo salvarla. La pequeña duró 12 días desaparecida, hasta el 2 de enero que apareció muerta en el lago Balsora de esa población.

A Soto la Policía la había capturado, en zona rural de Chinchiná, unas horas después de que raptó a la bebé. En ese mismo lugar los uniformados rescataron a la criatura y luego se la devolvieron a su madre.