Escuche ahora

La W

con Fernando Bayo


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Corte Constitucional concede tutela interpuesta por la madre del joven Sergio Urrego

El Colegio Gimnasio Castillo Campestre deberá realizar un acto en el que pida excusas públicas al joven y su grado póstumo.

Foto: Facebook / Sergio Urrego.

Con ponencia de la magistrada Gloria Ortiz, la Corte Constitucional concedió una tutela presentada por Alba Lucía Reyes, la madre del joven Sergio Urrego, amparando los derechos al debido proceso, igualdad e intimidad, que fueron violados por el colegio Gimnasio Castillo Campestre, en el que el joven fue víctima de "bullying" y presiones debido a su orientación sexual.

La Corte además ordena al Ministerio de Educación a que, a más tardar en un año, adecúe los manuales de convivencia de los colegios en todo el país con el fin de que se protejan las libertades sexuales de los estudiantes.

"Así, aunque en varias oportunidades del trámite de tutela la institución educativa alegó que Sergio no fue sometido a un proceso disciplinario, sino educativo, la Corte discrepó de esta consideración, pues no solo se le indilgó la infracción del manual de convivencia a la que han aludido todos los jueces de instancia, sino que en las reuniones sostenidas con el Colegio, le señalaron al joven y a sus padres, que debían tomar acciones preventivas para evitar futuras decisiones sancionatorias", indica el fallo.

La Corte advierte que se presentaron varias fallas en el procedimiento que terminaron por constituirse en una forma de acoso escolar contra la joven, que pueden haber incidido en la decisión que tomó de acabar con su vida. "Por todas las anteriores consideraciones, la Sala estima que las actuaciones del Colegio, en el proceso en mención, fueron desmedidas y desproporcionadas ante la manifestación consentida de afecto entre Sergio y Horacio - su entonces novio-. En consecuencia, muchas de las decisiones que se tomaron contra Sergio, desconocieron ciertamente sus derechos fundamentales a la dignidad, igualdad y debido proceso, dada la realidad puesta de presente por los dos estudiantes desde el principio ante el colegio: que eran una pareja de adolescentes de 16 años, con una orientación sexual diversa", agrega el fallo.

En esta acción judicial, la madre de Urrego reclamó, entre otros aspectos,  que la Fiscalía investigara sobre los presuntos punibles de acoso sexual y de discriminación. También solicitó que las autoridades administrativas correspondientes sancionaran al colegio y revisaran su manual de convivencia por entenderlo discriminatorio.

Alba Reyes invocó además en esta tutela dirigida contra la Secretaría de Educación de Cundinamarca, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, el Colegio Gimnasio Castillo Campestre, la Fiscalía General de la Nación y la Comisaría Décima de Familia de Engativá II,la protección de los derechos fundamentales a la dignidad, a la educación, a la igualdad, a la no discriminación, al libre desarrollo de la personalidad, a la intimidad, al debido proceso, a la verdad, a la memoria, a la justicia, a la reparación y al buen nombre.

En noviembre del año anterior, el Consejo de Estado había rechazado por improcedente esta acción judicial, al considerar que no se podían amparar los derechos de una persona que había fallecido. Urrego murió tras lanzarse de la terraza de un centro comercial en Bogotá, luego de sufrir acoso y discriminación por su condición sexual, el 4 de agosto de 2014.

Pese a que sólo hasta el 20 de agosto, el Procurador Alejandro Ordoñez presentó un concepto pidiendo que se rechazara esta acción presentada por Reyes, se conoció que la tutela fue falllada favorablemente por la Corte el pasado 3 de agosto.