Escuche ahora

La W

con Julio Sánchez Cristo


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Envían a la cárcel a tres policías por secuestro extorsivo y tortura

Los uniformados agredieron a los civiles con palos y patadas, además de torturarlos con choques eléctricos y agua.

Envían a la cárcel a tres policías por secuestro extorsivo y tortura. Foto: Colprensa

Como presuntas responsables de los delitos de tortura agravada, secuestro extorsivo, soborno agravado en la actuación penal, cohecho propio  por dar u ofrecer y hurto calificado y agravado, cinco personas fueron cobijadas con medida de aseguramiento en establecimiento carcelario.

Se trata de los patrulleros de la Policía Nacional Javier Ignacio Pérez Hernández, Arnold Alejandro Delgado y Juan David Jiménez; sí como los civiles Myriam Zambrano y José Domingo Sarmiento.

Los hechos ocurrieron el 17 de enero último en horas de la tarde, en frente de un parqueadero ubicado en la carrera 15 con calle 66 de Bogotá, donde se presentó una riña entre las dos víctimas (hombre y mujer) y Myriam Zambrano.

Al lugar llegaron los uniformados en mención, adscritos al Cuadrante II del CAI de Alcázares, quienes esposaron a las víctimas, las subieron a un bus de la Policía Nacional y las llevaron a diferentes partes de la ciudad durante varias horas. Después las regresaron al sitio y las entregaron a la señora Zambrano y al señor Sarmiento.

Según el relato de los afectados, los uniformados los agredieron con palos y patadas en todo el cuerpo, además de torturarlos con choques eléctricos y agua.

Igualmente se conoció que a la mujer víctima le cortaron el pelo de forma violenta y que todas las agresiones habrían sido presenciadas por los policiales, quienes al parecer los despojaron de sus teléfonos celulares, dinero y documentos de identidad; estos últimos fueron entregados a Zambrano.

De acuerdo con la investigación, los patrulleros recibieron un pago por parte de José Domingo Sarmiento, bajo la orden de Myriam Zambrano, conocida en el sector con el alias de Marcela.

Por otra parte, se evidenció que las víctimas, al ser dejadas en libertad, recibieron amenazas de muerte para que no denunciaran los hechos, y que tres días después los policiales les hicieron llegar los teléfonos celulares y millón y medio de pesos para que no informaran a las autoridades.

Los afectados tienen medida de protección de la Unidad Nacional, por orden de un juez, y se solicitaron medidas de protección a la policía judicial del CTI que adelanta la investigación.

El pasado 7 de febrero fueron capturados los cinco presuntos responsables, quienes en audiencias concentradas ante el Juez 72 con función de control de garantías, no aceptaron los cargos endilgados.

Al término de las diligencias, la defensa de los procesados interpuso recurso de apelación.