Escuche ahora

Salsa con Estilo

Con Adriana Bustos


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Fiscalía descubrió manejo irregular de residuos peligrosos en el hospital de San Andrés

Solicitaron medida cautelar para que las autoridades de Gobierno y ambientales de la isla protejan a la ciudadanía.

Imagen de referencia. Foto: Colprensa

El ente investigador solicitó medida cautelar para que las autoridades de Gobierno y ambientales de la isla protejan a la ciudadanía e implementen acciones para el tratamiento adecuado de los residuos hospitalarios.

Durante la audiencia pública de participación ciudadana que la Fiscalía General de la Nación realizó el jueves 8 de noviembre en la Isla de San Andrés, los funcionarios del ente investigador recibieron 44 denuncias, una de las cuales fue atendida de inmediato por la gravedad y el riesgo que representa para la comunidad y el medio ambiente.

Un ciudadano se acercó a los investigadores y los alertó sobre el indebido manejo que se les estaría dando a los residuos peligrosos y orgánicos en el hospital Clarence Lynd Newball Memorial Hospital, por lo que peritos especializados se desplazaron al lugar y 
constataron la información. 

Según verificaron los expertos ambientales (un químico y un biólogo) el almacenamiento presenta graves deficiencias estructurales y fueron encontradas partes humanas.

El material probatorio recopilado hizo que la Fiscalía asumiera con prioridad la investigación, y radicó este viernes ante un juez de control de garantías de la isla, una medida cautelar para que la Secretaría de Servicios Públicos y Medio Ambiente, la Secretaría de Salud Departamental, el gerente del hospital y a la empresa contratista del centro médico, lo mismo que a la Corporación para el Desarrollo Sostenible del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina (Coralina), ejerzan actuaciones inmediatas para proteger la ciudadanía, además de implementar acciones para el tratamiento adecuado de los residuos hospitalarios.


Se pudo comprobar la presencia de fisuras en los contenedores en los que se transportan los referidos residuos, tampoco cumplen con las normas para el almacenamiento, pues a pesar de que la norma exige que deben estar a menos de 4 grados, estaban a 40.