Escuche ahora

La Hora del Regreso

con Carlos Montoya


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Hay una persecución politica contra María Luisa Piraquive y el Mira: Carlos Baena

El senador manifestó que desconoce sobre los lujosos bienes supuestamente adquiridos de manera irregular por miembros del movimiento religioso o el partido.

A la entrada a las instalaciones del Bunker de la Fiscalía el senador, citado dentro de la Investigación que se adelanta en relación con la supuesta comisión de los delitos de lavado de activos y enriquecimiento ilícito, aseguró que es inocente de todos los señalamientos y que en contra de Mira existe una "persecución".

"La iglesia ya le explicó todo a la Fiscalía (...)  la doctora María Luisa es una mujer honesta, que lleva 42 años sirviéndole a la gente y tiene todo muy ordenado desde el punto de vista tributario y contable", dijo el político.

Baena negó que Piraquive o cualquier miembro del movimiento tuviera nexos con grupos al margen de la ley, "todo es un montaje, nos quieren meter en a cárcel y enlodarnos, dijeron que querían aprovechar lo que pasó en Argentina para decir que la iglesia lava activos" y agregó que esta dispuesto a hacer públicos sus bienes y su estado financiero.

También señaló que la iglesia hace aportes al partido político y que los movimientos son totalmente legítimos.

"El movimiento y la iglesia, cada uno tiene su personería jurídica (...) la iglesia le dona al movimiento y eso es de conocimiento del Consejo Nacional Electoral".

Baena tenía programada una entrevista en la Fiscalía la cual fue aplazada indefinidamente.

Sobre la discriminación en la iglesia

Carlos Baena aseguró que en la iglesia de Dios Ministerial Jesucristo Internacional no se discrimina a nadie y que los vídeos conocidos en los medios de comunicación fueron editados.

"Eso fue antes de sacar la ley antidiscriminación, quiero aclarar que ese vídeo fue editado (...) en realidad María Luisa le decía a las personas discapacitadas que ella no es nadie para decir que no prediquen (...) si el Espíritu Santo ordena que prediquen, ella no es nadie para evitarlo".