Escuche ahora

La W

con Julio Sánchez Cristo


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Familiares de venezolanos muertos en accidente de tránsito en Tunja piden justicia

Aseguran que el conductor, que es un médico de una clínica, no les quiere dar la cara.

Aseguran que el conductor, que es un médico de una clínica, no les quiere dar la cara. . Foto: Cortesía

El pasado siete de enero, dos venezolanos murieron a la altura del kilómetro 7 de la vía Tunja – Paipa luego que una camioneta se los llevará por delante, según la Policía porque no hubo precaución de las víctimas al cruzar la carretera. 

Sin embargo Kimberly Chávez, asegura que el vehículo que impactó a su pareja sentimental Oriana Piñango, iba alta velocidad. “Ese golpe a la chica la arrastró 28.5 metros, imagínese usted”. 

Otro viajero que estuvo el día de la tragedia es Moisés Torres, de 18 años de edad, narra que se encontraban en el sector porque el bus que los trasladaba de Cúcuta a Bogotá se había varado dos veces, entonces su hermano, Ismael Torres Vargas, decidió pasar la carretera para ver el paisaje, que le pareció bonito en Tunja. 

“Mi hermano me dice vamos a cruzar para ver el paisaje del otro lado. Yo me quedó en el separador;  mi hermano me dice pendiente que viene un carro desde el otro lado de la acera, y de repente veo que viene una “chama” detrás de mí que no ve el carro, yo le digo cuidado, ya el carro “la bombea” (atropella), y el vehículo se volcó de frente y se va hacía la acera y se lleva a mi hermano por delante. Yo salgo auxiliarlo, el carro terminó en el  monte”, narra Moisés Torres. 

Lo que indigna en primer lugar a los familiares de las dos víctimas es que las versiones del antes, durante y después del accidente no fueran ajustados a la realidad que ellos percibieron aquel día. 

“La policía nos agarró los datos, y me preguntó qué había pasado. (…) No entiendo porque la versión de la Policía dice que mi hermano y la “chama” eran pareja, no es cierto. Que el bus había parado para nosotros comer, tampoco es cierto porque llevaba una hora parado”, cuenta. 

El segundo hecho causa indignación tiene que ver que el conductor no ha querido dar la cara y por ello se acercaron a la Clínica Medilaser donde dejaron sus números telefónicos, pero nada.    

“Dejamos los teléfonos, porque obviamente pensamos que el señor estaba mal y pensamos que cuando se mejorara llamará, pero este es el momento que ni él ni los familiares se han comunicado”, cuenta Kimberly Chávez. 

Por su parte, Moisés Torres, asegura que lo que ellos quieren es que el conductor de la cara, y no la da. “Nosotros no lo estamos amenazando. Nosotros queremos hacer las cosas por las buenas y nosotros somos humanos, independientemente si somos venezolanos, colombianos o chilenos, aquí no importa la nacionalidad, somos seres humanos”, explica. 

Lo que llama la atención de los familiares de los fallecidos, es que el conductor tenía el Soat vencido desde el mes de noviembre. “Algo que es castigado fuertemente por las autoridades colombianas, imagínese”. 

Justamente, la comandante de la Policía Metropolitana de Tunja, coronel María Emma Caro, sostuvo que todo lo ocurrido el pasado siete de enero está en proceso de investigación y reconoció que el Soat del vehículo si estaba vencido. 

“El conductor también fue llevado a la clínica porque sufrió bastantes politraumatismos. Ahora viene un proceso de investigación que tiene unos protocolos y unos tiempos”, explicó la coronel Caro.    

- No hay plata para sepultar a Oriana

Kimberly, en medio de sollozos, dice que dos son las causas por las cuales no han podido sepultar a Oriana Piñango, la primera porque no hay plata y la segunda sus familiares han tenido dificultades para cruzar la convulsionada frontera colombo - venezolana. 

“No hemos podido sepultar a Oriana porque no tenemos los recursos suficientes, requerimos ayuda, y los padres no han podido cruzar la frontera”, cuenta la joven quien asegura que lo más factible es que la fallecida sea sepultada en Bogotá.  

Entre tanto, el cuerpo de Ismael Torres Vargas, ya se encuentra en velación en Bogotá en donde será sepultado. 

“Que por lo menos nos de la condolencia y no se esconda”, envía Kimberly ese mensaje al conductor del vehículo.