Escuche ahora

Archivo W

Con Sebastián García


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Fueron derribados los 48 apartamentos del edificio Bernavento de Medellín

50 kilos de Indugel, 1.500 metros de cordón detonante y 80 detonadores no eléctricosfueron usados en el proceso de derribamiento del edificio que presentaba una falla estructural.

Fueron derribados los 48 apartamentos del edificio Bernavento de Medellín. Foto: Colprensa

A las 10 de la mañana de este jueves 14 de junio se cumplió el derribamiento de los 18 pisos del edificio Bernavento de la Loma de Los Bernal, donde habían sido construidos 48 apartamentos en el año 2008, los mismos que tuvieron que ser evacuados en el año 2016 ante los riesgos que representaba la edificación para sus habitantes.

La empresa Atila, para evitar daños en las 1.118 viviendas pertenecientes a once edificaciones vecinas que tuvieron que ser evacuadas por protocolos de seguridad, utilizó la carga mínima de explosivos posible. Por ello, fueron utilizados 50 kilos de Indugel, 1.500 metros de cordón detonante y 80 detonadores no eléctricos, según explicó el Gerente de la Demoliciones Atila, Rogelio Gómez Escobar.

Como protocolo, a partir de las 9:00 am iniciaron las explosiones cerca de la edificación, para ahuyentar la fauna de los alrededores del edificio Bernavento. Así mismo, se hizo necesario en un radio de 150 metros a la edificación derrumbada, seis cierre viales, pues se estimaba que los escombros podrían caer en un radio de 25 metros y habría afectaciones directas en 50 metros a la redonda.

A las 9:45am sonó la primera sirena que anunciaba el inicio del protocolo de detonación del edificio Bernavento. A las 9:55am se activaron por segunda vez dichas alarmas para que el personal estuviese atento y a las 10am se produjeron 180 detonaciones en un rango de 1,8 segundos.

En la zona aledaña al edificio Bernavento de Medellín estuvieron presentes tres máquinas de bomberos, dos de ellas dedicadas a la aspersión de agua para reducir el impacto del polvo en el entorno y otra de apoyo durante el procedimiento.

Al término del procedimiento, personal de la firma de Demoliciones Atila inició el control de calidad para verificar que todo el Indugel haya explotado. Así mismo, bomberos Medellín y el departamento de gestión del riesgo, Dagrd, verificaron las condiciones de seguridad en el entorno del derribado edificio Bernavento. Finalmente se verificó el estado de las viviendas evacuadas para autorizar el reingreso de las familias de los conjuntos residenciales aledaños antes del mediodía.

Cerca de 4 segundos tardó en caer la edificación, cuya explosión no superó los 94 decibeles y el polvo se mimetizó en menos de 4 segundos, según informó el gerente de Atila.

El director encargado del Dagrd, Jaime Enrique Gómez, explicó finalmente que antes del 19 de julio se espera sea entregado el lote donde fue derribado sin complicaciones el edificio Bernavento. Dicha entrega se hará luego de la remoción de escombros.

Protesta de los copropietarios.

En silencio, damnificados del edificio Bernavento se acercaron al lugar para observar el derribamiento de la infraestructura que presentaba fallas en una columna y ponía en riesgo la seguridad de los vecinos. Las familias continúan reclamando un acompañamiento efectivo y una solución pronta a esta situación que los dejó sin sus viviendas.

Melissa Vanegas, una de las propietarias del edificio Bernavento, fue enfática en que no han recibido ayudas de nadie hasta el momento, pues a su modo de ver, “no tenemos un gobierno garante”.

Agregó esta joven propietaria, “hemos sido 48 familias luchadoras, con los pantalones bien puestos. La constructora promotora Bernavento jamás ha hecho frente a esto, Aníbal López Acosta y Rafael López Acosta quien lideraba el proyecto, jamás han hablado con nosotros. Sergio Mejía, el constructor, hizo presencia con el calculista Jorge Aristizábal y dijeron tranquilamente que se trataba de un problema de asentamiento, que no había por qué preocuparse”.

A raíz de esta situación, las familias desde hace tres años iniciaron un proceso judicial en contra de los responsables. Según Melissa Vanegas, “la demanda en fiscalía está avanzada. La parte administrativa no ha avanzado en nada, porque este personaje Diego Vélez es amigo íntimo de las personas que están involucradas en esto”.

Pero los cuestionamientos continúan creciendo, “¿por qué nosotros tenemos que seguir sufriendo en un país que es indolente y no maneja la justicia? ¿Por qué nosotros durante dos años tuvimos que pagar servicios públicos si sabían que la propiedad estaba desalojada como lo pusimos en conocimiento de Empresas Públicas de Medellín? ¿Por qué Suramericana nos vende un seguro que no va a cumplir, por qué si ellos sabían desde 2016 que el edificio tenía fallas, por qué dejan tomar una póliza hasta 2019? Es injusto que todavía se estén pagando créditos hipotecarios. ¿Para qué está la calamidad púbica de la Alcaldía de Medellín, dónde están las ayudas, los subsidios, dónde está el alcalde hoy?”

Ante las denuncias hechas por la representante de los copropietarios, desde Seguros Sura, aclararon que el edificio Bernavento no contaba con la póliza Vivienda Segura, que es diseñada para constructores y con cobertura de riesgos como fallas estructurales asociadas a la actuación del constructor, errores de diseño y deficiencia de materiales.

Así mismo revelaron que cuatro propietarios de inmuebles del edificio, tomaron las pólizas tradicionales de hogar, que cubren eventos relacionados con incendio, sismo, robo e inundación, entre otros, por lo cual dichas pólizas no cubren la situación presentada en Bernavento. Una situación que fue explicada oportunamente a los tomadores y que es evaluada de manera individual con dichos clientes.