Escuche ahora

Vidas W

Con Equipo W


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Presuntos disidentes de las Farc causan zozobra en Inzá, Cauca

En las últimas horas dos máquinas del Consorcio Colombo Brasilero fueron incineradas en la vía que conduce desde el casco urbano de Inzá al corregimiento de San Andrés de Pisimbalá

PCP incinerada. Foto: Cortesía Radio Mil 40

Hay preocupación en el municipio de Inzá, al oriente del departamento del Cauca, por las acciones violentas que de manera consecutiva se han venido registrando en las últimas semanas, cuyos autores serían disidentes de la guerrilla de las Farc.

En las últimas horas en la vereda El Hato, en la vía que conduce del casco urbano al corregimiento de San Andrés de Pisimbalá, dos máquinas pertenecientes al Consorcio Colombo Brasilero fueron incineradas por sujetos que aprovecharon la oscuridad de la noche para rociar combustible y prender fuego.

Aunque hasta el momento no hay información oficial sobre la autoría de esta acción, en la zona se ha advertido de la presencia de disidentes de las Farc, que extorsionan a comerciantes e ingenieros de dicha Sociedad.

Fuentes en el lugar señalaron que la quema de las máquinas con las que se realizaban obras de la Transversal del Libertador es una retaliación al no pago de una extorsión.

Por otra parte, varios ciudadanos han recibido llamadas en las que sujetos desconocidos exigen dinero identificándose como integrantes del Eln, situación que genera tensión en la región, pues se teme que con la salida de las Farc otros grupos armados ocupen los territorios.

Es de recordar que en la semana pasada se registró un hostigamiento de presuntos disidentes de las Farc, que fue respondido por tropas del Ejército Nacional. En el momento de los hechos Lina Moreno, esposa de Álvaro Uribe, se encontraba en la zona.

Asimismo, recientemente en esa misma zona fue abandonado un elemento sospechoso que simulaba ser un artefacto explosivo, pero que el Ejército descartó y constató se trataba de una bolsa con un cable. Estos hechos fueron calificados por las autoridades locales como “terrorismo psicológico”.