Escuche ahora

La W

Con Juan Pablo Calvás


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Cuáles son los mejores ejercicios para los bebés

El desarrollo psicomotriz de los niños comienza desde el mismo momento en que nacen por lo que es importante que reciban la estimulación adecuada que los beneficiará al crecer. Pero ¿cuáles son las mejores opciones?

Bebé con su mamá en el agua

Los padres cumplen un rol crucial para estimular a los bebes y niños a la actividad final.

¿Sabías que los niños aprenden más habilidades físicas en sus primeros cinco años que en cualquier otra etapa de sus vidas?

Pues sí y cuanto más temprano se comience a hacer ejercicio o se estimule la actividad física, mejor.

No se trata de crear a pequeños Messi o buscar a la siguiente Serena Williams, sino de impulsar el desarrollo psicomotriz de los niños desde el mismo momento que nacen.

Niño persigue burbujas

Los niños suelen ser más activos físicamente al aire libre.

"Cualquier actividad es beneficiosa para su salud y el bienestar, desde correr alrededor o estar saltando en un mismo sitio", le dijo a la BBC Angela Newport, especialista en actividades físicas para la infancia.

"Eso les permite desarrollar su corazón, también los pulmones, además que sirve para quemar calorías. Si también lo hacen junto a otros niños, eso les permitirá desarrollar herramientas para la interacción social".

Priorizando el movimiento

Al hablar de ejercicios no se trata de rutinas enfocadas hacía un deporte ya que, como lo había explicado a BBC Mundo el doctor Rafael Gutiérrez, de la clínica deportiva MEDS en Chile, "no es en realidad hasta los 8 ó 10 años que tienen la capacidad física, pueden mantener la atención por tiempos prolongados y poseen la habilidad de comprender las reglas necesarias para jugar un deporte de manera organizada".

Niño juega con un charco de agua

Es importante que los niños se diviertan mientras hacen ejercicios y no forzarlos. El deporte organizado comienza más adelante.

Se trata más de actividades dirigidas a los primeros años de la vida de una persona.

"Los bebés deben estar activos físicamente todos los días y desde que comienzan a caminar deben estarlo por lo menos tres horas al día", comentó Newport.

"No estamos hablando de ejercicios que los dejen sin aliento, sino de actividades que los hagan mover de un lugar a otro".

Es aquí donde los padres cumplen un rol muy importante.

Niña con teléfono inteligente

Los dispositivos móviles han hecho que buena parte de la población infantil sea sedentaria.

"Una de las formas de aprender de los niños es copiando lo que hacen los otros e imitando comportamientos. Si ven a alguien activo y disfrutando de lo que está haciendo es muy probable que también quiera participar", agregó.

Bajo este parámetro, y con recomendaciones de la especialista británica, en BBC Mundo elaboramos una pequeña lista sobre cinco actividades físicas que pueden beneficiar a tu bebé.

Natación

Uno puede llevar a la piscina al bebé desde los seis meses, pero es en la casa donde se produce el primer contacto con el agua.

Los pequeños nadadores se irán familiarizando con un ambiente en el que se podrán divertir al mismo tiempo que ejercitar sus extremidades.

Niños en el agua

La natación es uno de los ejercicios preferidos por los padres y niños.

Según promueve la federación británica de natación, el ejercicio en el agua ofrece una larga lista de beneficios que van desde mejorar la coordinación y el balance hasta desarrollar los músculos y articulaciones.

Además contribuye a aumentar el apetito y ayuda a establecer un patrón de sueño.

Yoga

Desde los primeros meses de sus vidas los niños disfrutan de una gran flexibilidad en sus cuerpos, estirándose y contorsionando sus cuerpos de forma intuitiva.

Se puede aprovechar esta habilidad natural y estimularla en un lugar tranquilo y sereno para impulsar su desarrollo psicomotor.

Niño en una pose de yoga

La estimulación con yoga puede comenzar a los días de que el bebé haya nacido y seguirla durante su infancia.

Si todavía no caminan será necesario dirigirlos sosteniendo los brazos y piernas, pero es aconsejable no forzar a los niños a realizar las posturas. Lo mejor es a través de la imitación, enseñarles y dejar que ellos lo repitan.

De esta forma irán tomando conciencia de las diferentes partes de su cuerpo y de lo que es capaz de hacer con ellas.

Sobre ruedas

Un niño es capaz de aprender a andar en bicicleta desde los 18 meses, que es más o menos la edad en la que comienza a ser capaz de coordinar todos sus movimientos correctamente.

Niño en monopatín

Una manera divertida de hacer ejercicio para los más pequeños es hacerlo sobre ruedas.

Igual está claro que hay muchas diferencias entre un niño y otro y en muchos casos esta coordinación se consigue mucho más adelante.

No obstante, hay alternativas para ejercitar y fortalecer las piernas, como las bicicletas sin pedales o los monopatín.

En cualquier caso, esta actividad también incrementará la coordinación y el balance, aunque puede que tome un tiempo y requiera de una constante supervisión y asistencia al principio.

Carrera de obstáculos

Puede ser una actividad muy divertida desde que los niños comienzan a gatear.

Competencia de gateo

Tratar de inculcar algo de competitividad en los niños no siempre brinda los resultados esperados.

Diseña un circuito con obstáculos con almohadas, cojines, taburetes y peluches para que tu bebé los pueda ir sorteando y explorando al mismo tiempo.

La clave aquí es ir colocando recompensas cada que vez que logra superar una etapa.

Correr y saltar

Los niños son mucho más activos cuando están al aire libre, sea en un jardín o en un parque.

Niño persigue burbujas

Perseguir burbujas de jabón es un ejercicio muy completo para los niños.

Patear un balón o lanzar una pelota son actividades que impulsan el movimiento, pero si lo que queremos es verlos verdaderamente activos hay pocas cosas que funcionan mejor que perseguir burbujas.

Al ser un juego los niños se divierten y hacen ejercicio sin darse cuenta.