Escuche ahora

Mujeres W

con Jimena Cortés


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Armani inventa el "charmani" y Versace apuesta por el look deportivo de lujo

El tercer día de desfiles de la Semana de la Moda de Milán enseñó la nueva inspiración étnica de Giorgio Armani para la primavera-verano 2017, con su nuevo concepto, el "charmani", mientras Versace apostó por una mujer que viste deportiva y de lujo.

Roma, 23 sep (EFE).- El tercer día de desfiles de la Semana de la Moda de Milán enseñó la nueva inspiración étnica de Giorgio Armani para la primavera-verano 2017, con su nuevo concepto, el "charmani", mientras Versace apostó por una mujer que viste deportiva y de lujo.

El neologismo de Armani, según el creador, es necesario para expresar un "'charme' actual, moderno, no de foto de época o de película en blanco y negro", y en su Silos de via Bergognone enseñó su visión étnica y sensual declinada en infinitas variaciones de azul.

"He tomado un poco de distancia de mí mismo, actualizando lo que he hecho en el pasado", aclaró sobre su colección, que enseñó no al final de la Semana sino a medio camino (Emporio se mostrará en París esta vez).

Abundan los velos: en los tiempos contra el burkini Armani vela el torso de su mujer de la primavera-verano próximos, pero con materiales transparentes -aunque no demasiado- dotados de bordados, lentejuelas y brillos que hacen pensar en el cielo estrellado de un destino idealizado del Medio Oriente.

La mujer de Armani del clima benigno de 2017 -los largos se acortan y las faldas, breves y en pareo, reinan en la colección- es "joven, no una Mata-Hari", bromeó el modisto tras saludar a la tenista Serena Williams, una de las VIP que asistieron al desfile de hoy.

Los 52 modelos que sintetizan el "charmani" no monopolizan el azul: toques de rojo y flores estampadas salpican sus diseños porque, explicó de nuevo el creador, "bastan pequeños toques para cambiar el 'look' de una mujer, esta es una revolución".

Donatella Versace ofreció una selección repleta de diagonales, cortes asimétricos, elípticos y combinación de stretch, náilon, algunos en chándal, en una colección que elogiaba a la mujer, le pedía asumir "el mando" y lanzó a Naomi Campbell a la pasarela.

Negro dominante, azul y berenjena fueron los colores preferidos en la presentación sobre la "doble V" de la pasarela de la marca de la cabeza de medusa, aunque Campbell descendió del Olimpo de las top-model en básicos rojo-blanco azul y botas de motorista.

Guardapolvos amplios, fruncidos y asimétricos, toques de encaje y versiones del wrap dress, sin olvidar cremalleras y botones metálicos desde los hombros hasta los tobillos, y no solo Naomi, hicieron pensar en el Versace de los últimos años noventa.

Gigi Hadid vistió el nuevo estilo Versace para la noche: anorak paracaidista en náilon y seda, falda corta con bordados que serpentean sobre el cuerpo de transparencia, todo en azul.

Uma Wang no quedó con su propuesta de hoy muy alejada del tono dictado por el rey Armani: la primavera-verano próximos vienen inspirados en el desierto y las túnicas abundan en verdes, marrones, negros con toques de carmín y oro, listas y lunares.

Los tejidos: lanas rayadas con brocado, fieltro y lana encerada, tejidos militares y terciopelo con flores estampadas; los cortes: clásicos, con envolventes formas cocoon o faldas amplias al tobillo o más arriba, maxiabrigos y pantalones de talle alto.

La jornada había comenzado con Diesel Black Gold, con Andreas Melbostad sugiriendo una mujer femenina pero guerrera a un tiempo.

Es el momento para la firma del "vintage" militar sobre el fondo de un romanticismo sutil y que se explica con minivestidos en seda y gamuza con volantes y que busca inspiración en la corsetería, con aplicaciones de lencería.

Caminará la mujer imaginada por el creador noruego con sandalias de gladiador, deportivas o botas de tela.

Etro también expandió por Milán aromas étnicos y orientales con una sucesión de caftanes en diversas longitudes, combinados con amplios guardapolvos, y mostró chaquetas en brocado, ponchos, pantalones de motociclista e hizo desfilar a sus modelos sobre una sucesión de esteras.

La casa no olvidó sus estampados cachemir: las listas en varios anchos, longitudinales y oblicuas se combinaban en una versión bicolor del conocido diseño de la ameba; también sobre sedas que recordaban a la India y bajo y sobre capa con capucha de corte trapezoidal. EFE

jam/agf