Escuche ahora

Boogie Nights

Programación W


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Cinco minutos en la naturaleza te harán más feliz

Un estudio de la Universidad de Regina ha descubierto que breves exposiciones a escenarios naturales consiguen mejorar notablemente nuestro estado de ánimo.

Imagen de referencia. Foto: Getty Images

Una investigación llevada a cabo en la Universidad de Regina, en Canadá, por el departamento de psicología ha llegado a la conclusión de que 300 segundos pueden marcar una diferencia clave en nuestra salud emocional si los pasamos rodeados de naturaleza. 

Katherine D. Arbuthnott, una de las autoras del informe que recoge los resultados obtenidos, señala que las dos conclusiones principales a las que han llegado es que no hay mejor manera de obtener un "chute de ánimo" -por decirlo coloquialmente- que dirigiéndose a la zona verde más cercana, y segundo, que deberíamos proteger mejor los espacios naturales de nuestras comunidades en vista de lo vitales que resultan para nuestro bienestar.

El estudio se ha basado en la experiencia de 123 participantes a los que se les pidió que describieran su bienestar hedónico y sus emociones autotrascendentes -dos aspectos de nuestro estado de ánimo que incluyen desde la sensación de aumento de placer y disminución del dolor a emociones como la empatía y el afecto- tanto antes como después de pasar cinco minutos en un parque sin distracciones externas. 

Aún quedan muchos detalles por descubrir de los beneficios para la salud de esas breves estancias en medio de la naturaleza en vista de que los escenarios utilizados para obtener estos datos han sido pequeños parques urbanos. 

"Resultaría muy útil saber si exposiciones más prolongadas o el tiempo que pasamos en áreas naturales más amplias influyen de manera diferente en nuestras emociones. Tampoco sabemos demasiado sobre cuánto duran los efectos de esas pequeñas inyecciones de energía. Sí sabemos, sin embargo, que sus beneficios se observan a lo largo de todas las estaciones ya que parte de las investigaciones se han llevado a cabo en invierno", añade Arbuthnott.