Escuche ahora

La W

Con Vicky Dávila


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Deidad destruida por EI y un helado adornado con un dron adornarán Trafalgar

Una escultura que recrea una deidad destruida en Irak por el grupo terrorista Estado Islámico (EI) y otra que escenifica un helado adornado con un dron decorarán a partir del año próximo la céntrica Plaza de Trafalgar, según anunció hoy al alcaldía de Londres.

Londres, 21 mar (EFE).- Una escultura que recrea una deidad destruida en Irak por el grupo terrorista Estado Islámico (EI) y otra que escenifica un helado adornado con un dron decorarán a partir del año próximo la céntrica Plaza de Trafalgar, según anunció hoy al alcaldía de Londres.

Ese emblemático enclave de la capital británica exhibe actualmente una escultura hecha en bronce, denominada "Really Good", del artista inglés David Shrigley, como parte del llamado Programa Cuarto Plinto.

Esta iniciativa cultural bianual tiene como objetivo involucrar a los ciudadanos en un debate sobre el arte contemporáneo en los espacios públicos y muestra durante periodos de dos años esculturas seleccionadas de artistas de todo el mundo.

Así, durante 2018 y 2019 adornará el céntrico enclave londinense una escultura que representará a Lamassu, un toro alado y deidad protectora derruida por el EI en el Museo de Irak en 2015, del estadounidense Michael Rakowitz.

La escultura que representará al toro alado, que custodiaba la entrada de la Puerta Nergal de Nineveh (y que databa del año 700 a.C), se construirá a partir de latas vacías de sirope de dátiles traídas de Irak.

Su artífice, Michael Rakowitz, ha tratado de rehacer más de 7.000 piezas arqueológicas dañadas en Irak, mediante un proyecto denominado "The Invisible Enemy Should Not Exist" (El enemigo invisible no debería existir), en marcha desde 2006.

A partir del año 2020, reemplazará en la Plaza de Trafalgar a esa escultura otra obra que escenifica un helado en el que sobresale un dron, una cereza y una mosca, llamada "The End", de la británica Heather Philipson.

Aunque el dron permanecerá estático, los viandantes podrán emplear sus teléfonos móviles para poder seguir en directo lo que la cámara instalada dentro del dron puede captar.

Esa obra "explora los extremos de la experiencia compartida, de las conmemoraciones y las celebraciones a las protestas masivas", y representa "la exuberancia y la intranquilidad", según indicó la organización del concurso Fourth Plinth Commissioning Group.

Los organizadores escogieron esas dos esculturas de entre una lista de cinco finalistas, que todavía pueden contemplarse en el Annenberg Court de la Galería Nacional de Londres hasta el próximo día 26.

El "número dos" de la concejalía de cultura, Justine Simons, opinó hoy que las dos obras seleccionadas "sobresalen por su impacto visual, así como por su capacidad única de lograr que el espectador se pare y piense". EFE

prc/vg/ig