Escuche ahora

La W

con Julio Sánchez Cristo


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Documental revela claves en caso Rosenberg, "un golpe de Estado blando"

La historia del abogado guatemalteco Rodrigo Rosenberg es el eje central del documental "La guerra del café. La conexión Rosenberg", una investigación que revela claves sobre cómo su muerte escondía "un intento de golpe de Estado blando", según el artífice de la producción, Óscar Feito.

Patricia Pernas

Guatemala, 6 jul (EFE).- La historia del abogado guatemalteco Rodrigo Rosenberg es el eje central del documental "La guerra del café. La conexión Rosenberg", una investigación que revela claves sobre cómo su muerte escondía "un intento de golpe de Estado blando", según el artífice de la producción, Óscar Feito.

Feito, un argentino de ascendencia española, indicó, en una entrevista con Efe, que el documental tiene un valor más allá de Guatemala y de la "espectacularidad" del caso porque explica extremos y cuestiones estructurales que suceden en toda Latinoamérica.

Rosenberg fue asesinado el 10 de mayo de 2009, tras dejar un vídeo grabado en el que apuntaba como culpables a las más altas esferas del Gobierno de entonces en Guatemala.

Nueve meses después del crimen, la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) estableció que el abogado planeó su propia muerte y exculpó al entonces presidente, Álvaro Colom, y los demás señalados en el vídeo de cualquier participación en el mismo.

"Más allá de si la muerte de Rosenberg fue un suicidio manipulado o una persona manipulada que atravesaba un estado de desequilibrio emocional", la intención fue "derrocar un Gobierno democrático", sostiene Feito, quien se encuentra en Guatemala promocionando el filme.

Esta modalidad de golpe de Estado, continúa, se conoce en América Latina como "golpe de estado blando".

El caso Rosenberg, que desató una hecatombe política en Guatemala, se centra en el asesinato del abogado, que, unos dos días antes de morir, había grabado un vídeo en el que denunciaba a Colom y a su entorno de lanzarle amenazas y de encargar su muerte.

La difusión de la grabación, que repartió durante su funeral el empresario Luis Mendizábal, inició una crisis que puso al Gobierno de aquel entonces al borde de la capitulación y al propio Colom a un paso de la renuncia, relata Feito.

Pero en esta historia hay más personajes que llamaron la atención de Feito y algunos están incluidos en el documental, que aglutina el testimonio de más de una veintena de personalidades de diferentes sectores.

Entre esas figuras está el periodista Mario David García, ahora candidato a la Presidencia de Guatemala por el Partido Patriota y que en aquel entonces ayudó a Rosenberg a grabar el vídeo de su muerte, junto a otro letrado, cuyo nombre es Mario Fuentes.

La obra, con un "profundo análisis político y periodístico", también "sorprenderá" a los espectadores por el rol del empresario Luis Mendizábal, la persona que distribuyó los vídeos de Rosenberg y que actualmente se encuentra prófugo de la Justicia tras ser acusado de participar en un caso de corrupción en el ente aduanero del país.

Otro de los personajes claves, y a la vez "la mayor frustración" del director por su negativa a participar en el documental, es el jurista español Carlos Castresana, comisionado de la Cicig en aquel entonces.

El esclarecimiento de este crimen y su investigación fueron considerados como unos de los mayores logros de la Cicig, un ente de la ONU creado en el año 2007.

Para Feito, Castresana, que tenía "un excesivo perfil público", desarrolló un "rol importante" por utilizar materiales y tecnologías, como las escuchas, hasta entonces "inéditos".

No obstante, en cuanto a los resultados, apostilla Feito, el fruto de la Cicig fue "controvertido", ya que "da la impresión de que se cortó el hilo por lo más fino", condenando a los autores materiales pero sin indagar, realmente, quién se escondía detrás.

"La verdad es que el documental no cuestiona si Rosenberg se mandó o no matar a sí mismo, pero deja entrever muchas aristas" que estaban dentro de la esfera de investigaciones de la Cicig, pero que nunca llegaron a su fin.

"El papel de la Cicig, por lo menos en el caso Rosenberg, es cuanto menos cuestionable o por lo menos poco satisfactorio", lamenta Feito, quien recuerda que el objetivo de su obra no es elaborar una tesis, sino dejar abierta la puerta para que cada espectador pueda argumentar su propia opinión.

Pero personalmente, tras dos años de una documentación exhaustiva, reconoce que si la Cicig continuara adelante con las investigaciones "se caía todo", porque había gente "poderosa" alrededor del caso, que fueron los causantes de que hubiera una "razón de Estado" para que las pesquisas terminaran así.

Por ello, reitera que la función de este ente tiene que estar vinculada a la Justicia y a la búsqueda de la verdad y no a la búsqueda de una solución política o actuar como "una fuerza de ocupación judicial".

El documental, rodado en Guatemala, Costa Rica y Buenos Aires, está financiado por el Grupo Octubre y tiene como objetivo inscribirse en el mayor número de festivales posibles como "documental de género", zanjó. EFE

pp/av/dmt