Escuche ahora

La W

con Fernando Bayo


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Los peligros de tener un padre como Steven Tyler

La actriz Liv Tyler aprendió por las malas que no resulta buena idea mezclar a su padre con sus amigas del mundo del cine, especialmente si son tan guapas como Cameron Díaz.

Steven Tyler y Liv Tyler. Foto: Bang Media

Los viejos roqueros nunca mueren, ni pierden su debilidad por las jóvenes fans, ni siquiera cuando tienen la edad de sus propios hijos. Ahí está el ejemplo de Mick Jagger, que a sus 74 años tuvo su octavo hijo con una bailarina de 30, o Steven Tyler, que no tuvo ningún reparo en intentar seducir a una de las amigas de su hija, la actriz Liv Tyler.

El propio líder de Aerosmith ha compartido esa 'divertida' -al menos a sus ojos- anécdota a su paso por el late-night de James Corden durante una nueva edición del juego 'Spill Your Guts or Fill Your Guts', en el que los invitados deben responder preguntas comprometidas o probar delicias tan peculiares como la saliva de pájaro o lengua de vaca.

Cuando su entrevistador se interesó por sus conquistas amorosas y, más en concreto, si alguna vez había intentado seducir a algunas de las conocidas de la intérprete, él no dudó en reconocer: "Sí, lo hecho, y me cayó una buena por ello, créeme".

Cómo no, James Corden en seguida le pidió que elaborara la historia y desvelara la identidad de la misteriosa estrella que había llamado su atención: nada más y nada menos que Cameron Díaz.

"Estaba en una fiesta de Stella McCartney, que nos había invitado a todos, y obviamente yo fui con Liv. Era en Inglaterra y a la salida todos nos subimos a una furgoneta. Y sentada a mi derecha estaba... ¡Cameron Diaz! Así que miré a esa preciosa mujer y le dije: 'Cameron, si alguna vez necesitas un acompañante que te lleve al cine, o si yo te pidiera que me enseñaras Londres...'".

Antes de que nadie pudiera pensar que algo había sucedido entre la protagonista de 'Algo pasa con Mary' y él, Steven se ha apresurado a aclarar que su hija cortó de raíz su flirteo -unidireccional, todo sea dicho- con la guapa rubia.

"Por supuesto, justo en ese momento Liv me espetó: 'Papá, por favor, estás ligando con una de mis mejores amigas'. Y por un instante me sentí avergonzado, pero en seguida se me pasó", afirmó para deleite del público.