Escuche ahora

Boogie Nights

Programación W


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

El académico que cree que hay que terminar con el "monopolio de Google"

"El fenómeno de las noticias falsas no se habría dado si no hubiera sido por Facebook y Google".

El académico que cree que hay que terminar con el "monopolio de Google". Foto: BBC Mundo

"El fenómeno de las noticias falsas no se habría dado si no hubiera sido por Facebook y Google".

Para el académico Jonathan Taplin, director del laboratorio Annenberg de innovación en la Universidad del Sur de California, este hecho tiene unas consecuencias que afectan la base de la democracia y es el momento de poner fin a lo que considera el monopolio de los gigantes tecnológicos.

Taplin acaba de publicar el libro Move Fast and Break Things: How Google, Facebook and Amazon Cornered Culture and Undermined Democracy ("Actuar rápido y romper cosas: cómo Google, Facebook y Amazon arrinconaron la cultura y socavaron la democracia"). Taplin habló con BBC Mundo sobre este y otros asuntos relacionados con las grandes empresas de tecnología en internet.

Verdad vs propaganda

"La democracia se sustenta en una noción compartida de lo que es verdad y lo que no lo es, lo que es propaganda y lo que no lo es", afirma Taplin.

Noticia falsa en internetDerechos de autor de la imagenAFP / Image caption El fenómeno de las noticias falsas cobró especial relevancia durante la campaña presidencial de 2016 en Estados Unidos.

"El 70% de los estadounidenses se informa a través de dos vehículos, Google y Facebook, plataformas que no distinguen entre lo que es verdad y lo que es propaganda sino que te ofrecen lo que tiene más visitas.

"A menudo, la propaganda tiene más clicks por el trabajo de bots (de Rusia o de dónde sea) que quieren asegurarse de que su material sube en la lista, y eso es lo que le llega a una mayoría de ciudadanos.

"Por otro lado", agrega Taplin, "la democracia se sustenta en la percepción de seguridad del ciudadano, pero si todo lo que has pensado o por lo que te has preocupado está guardado en algún servidor y puede ser usado para hacer tu vida miserable, eso no ayuda a la sensación de seguridad".

Renuncia a la privacidad

En este sentido, Taplin expresa su asombro ante cómo hemos renunciado gradualmente a la privacidad sin oponer apenas resistencia. "Me llegó un documento de un investigador que dice básicamente que un teléfono inteligente puede detectar la enfermedad de Parkinson.

"Piense en las implicaciones de tener ese tipo de información en un celular que posteriormente puede ser vendida a aseguradoras o empleadores; sería una invasión total de la privacidad, pero la gente no piensa mucho en eso.

"La gente no se da cuenta de que su seguro de auto no se basa realmente en su historial de manejo sino en por dónde conduce. ¿Y de dónde obtienen las empresas esa información? De los celulares".

Logo de GoogleDerechos de autor de la imagenAFP Image caption / El sistema de algoritmos que usan Google y Facebook les impide discriminar entre lo que es cierto o lo que es propaganda.

"Estados Unidos acaba de aprobar una ley para asegurarse de que empresas como Verizon, AT&T o Comcast puedan vender nuestra información a quien quieran", expone.

"Sacrificamos nuestra privacidad en aras de la comodidad. Realmente no entendemos el efecto que puede tener sobre nuestras vidas todo este flujo de información personal que es muy detallada y abarca distintas áreas".

Esperanza en Europa

Pese a este aire de inevitabilidad que desprenden las palabras de Taplin, el académico opina que hay esperanza a la hora de hacer frente a los gigantes tecnológicos, pero la sitúa en Europa.

"Quizá la razón por la que algunos países europeos prestan más atención a esto de la privacidad es por lo sucedido en su pasado relativamente reciente.

Raya

En Estados Unidos, las autoridades antitrust se fueron a dormir durante la presidencia de Ronald Reagan y no se han despertado desde entonces".

Jonathan Taplin, Univ. del Sur de California

Raya

"Por ejemplo, en la vida de Angela Merkel, la Stasi (policía secreta alemana) posiblemente vigilaba los libros que la ahora canciller de Alemania compraba o sacaba de la biblioteca.

"Los europeos probablemente recuerdan bien lo que los gobiernos pueden hacer con la información privada de cada uno", sostiene.

El Parlamento europeo aprobó en abril de 2016 una ley para regular la protección general de datos (conocida como ley GDPR por sus siglas en inglés) que se espera entre en vigor en mayo de 2018.

"Si finalmente se ejecuta (Facebook y Google están intentando frenarla) supondría un gran cambio", indica Taplin. "Las personas tendríamos mucho más control sobre nuestros datos y eso sería un buen comienzo".

Logo de WhatsAppDerechos de autor de la imagenREUTERS Image caption / Para Jonathan Taplin, la esperanza para que se protejan los datos de los usuarios procede de Europa.

Medidas "antitrust"

Taplin también pone los ojos en Europa cuando reflexiona sobre el poder casi absoluto que tienen empresas como Google, Facebook y Amazon, que prácticamente actúan como monopolios.

Cada una de estas compañías es dominante en su terreno:

  • Google tiene el 88% de mercado en el sector de los buscadores.
  • Facebook (y sus subsidiarias Instagram, WhatsApp y Messenger) cuenta con el 77% del tráfico móvil social.
  • Amazon controla el 74% del mercado del libro electrónico.

"Hablando clásicamente, las tres son monopolios", afirma Taplin.

"Afortunadamente, en la Unión Europea parece haber un deseo de hacer frente a estas empresas. "Sin embargo, en Estados Unidos las autoridades antitrust se fueron a dormir durante la presidencia de Ronald Reagan y no se han despertado desde entonces", lamenta.

Donald TrumpDerechos de autor de la imagenAFP Image caption / El gobierno de Donald Trump aprobó el pasado abril una ley que permite que las empresas tecnológicas vendan los datos de los ciudadanos.

Taplin no confía en que esto cambie bajo la presidencia de Donald Trump en Estados Unidos. "No creo que con magnates tecnológicos del estilo del millonario Peter Thiel en el círculo privado del presidente Trump la regulación antitrust de los monopolios de internet vaya a ser una prioridad", dice.

Liderazgo indiscutible

Cabe preguntarse quién podrá ser capaz de arrebatarle ese claro dominio a una empresa como Google, cuyo nombre se ha convertido en un verbo en sí mismo, sinónimo de buscar.

"Es verdad, Google tiene miles de millones de usuarios; para cualquier tema, aunque sea uno muy minoritario, hay cientos de miles de personas buscando y decidiendo lo que corresponde y lo que no.

"Esto hace que los resultados de la búsqueda sean mucho más relevantes que los de otros buscadores como Bing o DuckDuckGo que no tienen a tanta gente buscando, especialmente sobre un tema oscuro".

Stand de Google en una feria internacionalDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES Image caption / Google tiene tantos beneficios que es capaz de actualizar sus servidores y hacerlos más rápidos continuamente.

"Además, es como la profecía que se cumple, Google gana tanto dinero con la publicidad en sus búsquedas que es capaz de estar actualizando sus servidores constantemente, haciendo que todo funcione muy rápido".

"Llega al punto en el que llevas tanto tiempo en el servidor que puede adivinar lo que buscas, el sistema termina la mitad de la frase, sabe lo que estás pensando e incluso anticipa tus deseos antes de que tú mismo seas consciente de ellos", subraya Taplin.

"Pero llegará un momento en que el monopolio de Google, Facebook y Amazon será tan dominante que el único remedio será dividir las empresas: forzar a Google a vender DoubleClick y forzar a Facebook a vender WhatsApp e Instagram, por ejemplo".

Y agregó: "Aunque haya que esperar que pasen los cuatro años de la actual presidencia".