La W RadioLa W Radio

Actualidad

La historia de la mujer abusada detrás de la cárcel La Picota

La pesadilla de la joven Ingrid Tatiana, de 20 años, comenzó el 26 de noviembre de 2014 cuando caminaba por el barrio Molinos en Bogotá.

La historia de la mujer abusada detrás de la cárcel La Picota

La historia de la mujer abusada detrás de la cárcel La Picota

02:28

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://www.wradio.com.co/embed/audio/366/1658511297_295_cut/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Imagen de referencia. Foto: CribbVisuals

Colombia

El 26 de noviembre de 2014, el reloj marcaba las 10:30 de la noche cuando la joven Ingrid Tatiana, de 20 años, caminaba por el barrio Molinos en Bogotá.

Su trayecto fue interrumpido por Juan Sebastián Peña y otra persona no identificada, quienes, amenazándola con un cuchillo, la llevaron alzada hacia la parte de atrás de la cárcel La Picota.

Allí los esperaba Julio Alexander Chocontá, quien después de revisar las pertenencias de la mujer, le desabotonó la blusa, le bajó la cremallera del pantalón y empezó a darle besos e introducirle los dedos en sus partes íntimas. Al intentar defenderse, la joven fue golpeada en todo el cuerpo.

Otras crónicas en La W:

Como una aparición, un ciudadano que pasaba por la zona se percató de la situación y ayudó a que la mujer pudiera huir de la escena del crimen.

En este punto, empezó la segunda pesadilla. Las autoridades capturaron a los delincuentes, pero un juez absolvió a Juan Sebastián Peña y Julio Alexander Chocontá del delito de acceso carnal violento.

¿Por qué? Para el juez, la versión de la víctima había cambiado varias veces. También consideró sospechoso que la mujer no pidiera ayuda de la Policía.

Según el funcionario, las heridas que la mujer tenía en el cuerpo no necesariamente eran causadas por un acceso carnal y, además, advirtió que la dirección indicada por la víctima no coincidía con la de su estación de Transmilenio.

Fue una mala noticia para Ingrid. Sin embargo, el caso llegó a los magistrados del Tribunal de Bogotá, quienes concluyeron que los detenidos eran culpables.

Para los togados, era evidente que la víctima estaba en un estado de indefensión al ser amenazada con armas cortopunzantes.

Además, tuvieron en cuenta los hallazgos de Medicina Legal. Los peritos no pudieron confirmar una penetración vaginal, pero detectaron lesiones en el cuerpo que probarían que la mujer se defendió del ataque.

El caso llegó a la Corte Suprema de Justicia y fue fallada hace pocos días. Finalmente, después de cinco años, la alta corporación confirmó la sentencia del Tribunal Superior de Bogotá y declaró culpable a los dos hombres.

El siguiente artículo se está cargando

Escucha la radioen directo

W Radio
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

Programación

Señales

Elige una ciudad

Compartir

Más acciones

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad