Escuche ahora

Música de hoy y siempre

Con Eduardo Peña


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Por irregularidades en publicación de contrato, suspenden al alcalde de Turbaco

El mandatario no ejerció el control sobre los documentos correspondientes a un contrato de aseo de la alcaldía. Se encontraron diferencias en el monto del mismo.

Plaza principal de Turbaco, Bolívar. Foto: Google Maps

Dos meses de suspensión deberá cumplir el alcalde de Turbaco, Antonio Víctor Alcalá Puello, luego de que a Procuraduría General de la Nación le impusiera esa sanción por irregularidades en la publicación de un contrato en el Sistema Electrónico de Contratación Pública (Secop).

Según estableció la Procuraduría Provincial de Cartagena, Alcalá Puello no ejerció el control que le correspondía sobre los documentos de un contrato que debían publicarse en esa plataforma.

Se trató de un contrato que tenía como objetivo adjudicar el suministro de elementos de aseo para las diferentes dependencias de la alcaldía. 

Lo que encontró el Ministerio Público es que varios de los documentos registrados en el Secop no coincidían en su contenido con los que reposaban en la carpeta del proceso contractual.

“Entre los documentos publicados se encontraban el acta de cierre y apertura de sobres del proceso, el informe de evaluación de la propuesta, la oferta seleccionada y la aceptación de oferta. Esta última fue registrada en la plataforma por un monto de $19’572.384, mientras que en la carpeta del contrato se encontró que el valor de la propuesta era de $19’172.384”, detalló la Procuraduría.  

Para la Procuraduría, con esa conducta el alcalde Alcalá vulneró los principios de responsabilidad, debido proceso, publicidad y transparencia. 

En el mismo fallo, que ya fue apelado, el ente de control sancionó con un mes de suspensión a la jefa de Almacén de la alcaldía, Lucila Elena Flores Torres, por evaluar la propuesta presentada por el contratista sin estar delegada para cumplir esa función. 

Por esos hechos, la Procuraduría calificó las conductas de los funcionarios como faltas graves cometidas a título de culpa grave.