Escuche ahora

Hora 22

Con Eduardo Peña


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Desde La Picota, 310 reclusos ofrecen contar verdades sobre el conflicto armado

La petición se realizó a través de una carta a tres organismos claves de justicia transicional: La JEP, la Comisión de la Verdad y la Unidad de Búsqueda de Desaparecidos.

Cerca de 310 guerrilleros, paramilitares y narcotraficantes presos piden pista en la JEP a cambio de contar verdades del conflicto. Foto: Colprensa

A través de un documento enviado desde la cárcel La Picota de Bogotá, cerca de 310 reclusos –entre quienes se encuentran excombatientes de las Farc, de las autodefensas, narcotraficantes y miembros del Ejército– han manifestado su intención de acogerse al Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición (SIVJRNR).

(Le puede interesar: Las Farc, a responder ante la Jep por los secuestros)

El documento, dado a conocer por el diario El Tiempo, está dirigido al órgano de justicia transicional establecido en el acuerdo de paz de La Habana entre el Gobierno y las Farc, compuesto por: la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), la Comisión de la Verdad y la Unidad de Búsqueda de Desaparecidos. Cabe señalar que algunos de los firmantes ya habían solicitado un cupo en la JEP con anterioridad y en este momento se encuentran a la espera de una decisión.

En la misiva, los reclusos han expresado que “respetuosamente les manifestamos a ustedes nuestro deseo de contribuir a la paz total de la nación”, por lo que piensan “en la necesidad de la verdad y en el dolor de las víctimas del conflicto”.

(Lea también: Ejército entregó a la Jep información sobre los secuestros de las Farc)

Además, manifiestan que “no habrá conciliación completa, mucho menos reparación integral a las víctimas, si no damos a conocer públicamente el actuar delictual integral con responsabilidad individual y colectiva de nuestra parte, todo ello derivado de la intestina e histórica conflagración nacional que ya es hora de resolver definitivamente”.

Sin embargo, en la carta no se hace mención a la búsqueda específica de beneficios por su ingreso al sistema, a pesar de que piden que se les brinden “garantías serias y coherentes”.