Ciudades

Selecciona tu emisora

La observadora de la ONU que ha dejado todo por la paz de Colombia

La teniente de navío de la Real Armada de España, Beatriz Moreno cuenta su experiencia en el histórico proceso de paz entre el Gobierno colombiano y la guerrilla de las Farc-EP

Beatriz Moreno Montero. Foto: Javier Sule

La teniente de Navío de la Real Armada de España, Beatriz Moreno Montero, hace seis meses tomó la valiente decisión de dejarlo todo por la paz de Colombia. Dejó sus comodidades en Madrid para cumplir su misión como observadora de la ONU junto a otros 14 militares españoles. La tarea no ha sido fácil. De hecho, Beatriz no llegó a ningún resort, sino que le tocó aterrizar en la Zona Veredal de Pondores en el sur de La Guajira, donde arribó como voluntaria. Aunque es un sitio de bellos parajes, su trabajo no es el de reportar sobre la geografía, sino verificar un proceso que ha tenido momentos tensos y candentes. Pero el esfuerzo se premia. Lo más difícil para Beatriz ha sido estar lejos de sus hijos y su esposo. Sin embargo, tener el privilegio de hacer parte de una historia de paz, cada día le da alientos para seguir. Con alegría ha sido testigo del esfuerzo que ha hecho el Gobierno colombiano y la guerrilla de las Farc para llevar a buen puerto este proceso de paz.

“Yo tengo dos hijos, una niña de 9 años y un niño de 7. Mi marido se encarga de todo. Gracias a él yo estoy aquí, hago mi trabajo perfectamentamente. Sin embargo la mamá es la mamá y eso no se puede cambiar, ellos me extrañan y yo a ellos, a veces tienen problemas y yo no los puedo solucionar porque estoy aquí pero realmente esta Misión merecía el esfuerzo de dejar a mis hijos en España, porque el esfuerzo de las Farc hace que uno valore estar aquí”, cuenta la teniente.

Frente al cumplimiento de los acuerdos de paz, la observadora asegura que aunque en principio el tema era muy confuso para todos, hoy puede decir que en la zona Veredal de Pondores lo pactado se ha cumplido al pie de la letra: “Es de admirar porque se han esforzado demasiado y esto a pesar de la dificultad de llegar a campamentos tan remotos”, relata la española con el orgullo de estar cumpliendo con sus labores.  


Foto: Beatriz Moreno Montero

Beatriz explica que quizá lo más difícil de este proceso ha sido la incertidumbre que tienen los miembros de las Farc sobre cuál va a ser su futuro: “Muy a menudo dialogamos con los miembros de las Farc  sobre sus expectativas de vida,  ellos tienen muchas dudas sobre qué quieren hacer en su vida civil, en qué quieren trabajar, qué quieren estudiar”, dice con la certeza de quien día y noche está en el terreno y no en los escritorios de las ciudades.

Esta española tiene a su cargo 259 guerrilleros del frente 59 de las Farc quienes, según ella, están totalmente comprometidos y  motivados con la paz de Colombia: “Están perfectamente integrados,  están sinceros. Tienen muchas ganas. Así hayan retrasos y piedras en el camino, ellos siguen adelante”

Al preguntarle por el proceso de delación de armas de las Farc la observadora detalló que varios jefes de frentes lloraron al entregar sus armas. Incluso, las volvieron a pedir para tocarlas por última vez: “Varios estaban con los ojos brillosos. Las entregas han sido muy emotivas. Muchos de ellos decían: ‘He estado 22 años con esta arma, más que con mi pareja sentimental’. Este tema es muy delicado y lo hemos tratado con cuidado porque sabemos lo que significa para ellos”, explicó la teniente quien tiene la firme convicción de que dentro de algunos años les contará a sus nietos que ella y sus compañeros hicieron parte de la historia. De la historia más bonita que se puede contar, la historia de la paz.

 

Escucha la radio en vivo

W Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

WRadio Colombia

Compartir

W Radio

¿Desea ser el primero en conocer las noticias y los personajes de Colombia y del mundo?