Escuche ahora

Deportes W

Con Andrés Torres


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Serían 580 los desplazados por combates entre Ejército y Farc en el sur del país

Unos 580 indígenas y campesinos abandonaron sus predios en la frontera con Ecuador para ponerse a salvo de combates entre tropas del Ejército y guerrilleros.

Entro
Unos 580 indígenas, afrodescendientes y campesinos abandonaron sus predios en la frontera con Ecuador para ponerse a salvo de combates entre tropas del Ejército y guerrilleros de las Farc.

Los desplazados conforman 108 familias, 77 de las cuales son de indígenas del pueblo Awá, y buscaron refugio en Tumaco, Nariño, departamento del que es capital Pasto.

El secretario general de la Unidad Indígena del Pueblo Awá (Unipa), Francisco Javier Cortés, dijo por teléfono que el éxodo masivo lo provocaron una serie de combates entre militares y rebeldes que se desataron el pasado 27 de septiembre.

Los enfrentamientos se centraron en Chinguirito, una apartada zona rural de Tumaco cuyo punto más lejano dista más de siete horas del casco urbano de esta localidad portuaria.

Cortés dijo que, desde entonces, a la zona urbana de Tumaco han llegado unas 580 personas que no han encontrado condiciones favorables de acogida ni recibido la asistencia humanitaria que les facilite la permanencia temporal.

"Es algo que nos tiene preocupados, por cuanto el territorio se encuentra muy ''caliente'' (conflictivo)", agregó el líder aborigen, que apuntó que a pesar de ello algunas familias indígenas decidieron emprender el retorno a su asentamiento.

Se trata, advirtió luego, de un regreso inseguro por el peligro de las minas antipersonal y los artefactos sin explotar que suelen quedar de los combates.

"El camino está contaminado con minas antipersonal, lo que es un problema bastante complicado", continuó el portavoz de la Unipa, organización que ha denunciado la frecuente muerte de indígenas en accidentes con este tipo de artefactos.

El secretario general de la Unipa subrayó que estas comunidades afrontan más dificultades por lo remoto de su territorio, que les implica recorrer trayectos a pie, por vía fluvial y por carretera para desplazarse a Tumaco o regresar a su asentamiento.