Escuche ahora

Edumerides

Con Eduardo Peña


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Betalú navega en solitario por el desierto y llega líder a Merzouga

El español Josep Betalú se lanzó a navegar en solitario por el desierto en busca de las dunas doradas de Merzouga y acertó en el "atajo" que le permitió ganar la cuarta etapa y asestar un golpe casi definitivo en esta edición de la Titan Desert.

Carlos de Torres

Merzouga (Marruecos), 28 abr (EFE).- El español Josep Betalú se lanzó a navegar en solitario por el desierto en busca de las dunas doradas de Merzouga y acertó en el "atajo" que le permitió ganar la cuarta etapa y asestar un golpe casi definitivo en esta edición de la Titan Desert.

En el desierto, como en el mar, no hay puertas, pero elegir el camino más corto para llegar al destino es una habilidad que se llama navegación. Y eso fue lo que hizo Betalú. Pasado el control 4, a 30 kilómetros de meta, se marchó solo entre el oleaje de dunas y bancos de arena. Cara ó cruz. Y salió cara para el catalán de Amposta.

Betalú dejó la compañía del líder José Luis Carrasco, del portugués Jose Silva y del checo Fojtik. Decidió buscar otro camino mientras sus rivales se ajustaban al "track", es decir, al camino oficial marcado, que no obligatorio, siempre y cuando se pase por los puestos de control.

Un experimento postrero en una jornada maratón 144 kilómetros de ruta entre Risani y Merzouga, donde la temperatura no bajó en ningún momento de los 37 grados. Una apuesta que le supuso a Betalú llegar a meta con 5.40 minutos sobre Julen Zubero. Carrasco se hundió en la soledad, abandonado por los rivales y sus propias fuerzas. Entró a 16 minutos y cayó al quinto puesto de la general a 15.42.

En la Titan pueden ocurrir episodios que suponen una "minutada", pero la fortaleza de Betalú, a sus 39 años, está probada. Su técnica sobre arena y dunas es muy superior al resto, una habilidad que adquirió en su paso por el ciclocross.

El órdago de Betalú eliminó a Carrasco y le ofrece una ventaja de 8.24 sobre el soriano José Luis Gómez y de 13.45 sobre Julen Zubero. Teniendo en cuenta que este viernes habrá otro infierno sobre el terreno más hostil del desierto, el catalán tiene cerca el sueño de su vida.

"Tal vez fui demasiado valiente, pero cogí el camino recto. Enseguida me tragué un banco de arena y temí lo peor, pero luego lo di todo y llegué con el plan previsto. Tenia ganas de sentenciar y por fin, después de tres años de intentos, me puse de líder", dijo en meta.

Este viernes llega otro día de fiesta para Betalú y los grandes marineros del desierto. Una etapa con principio y final en Merzouga, corta, de 95 kilómetros, pero de navegación cien por cien. En el recorrido no habrá señalización, hay que tirar de intuición y de las notas que se hayan aprendido los participantes.

La jornada incluye dos pasos por dunas y múltiples pistas. Cada uno deberá elegir la suya para llegar a los puntos de control. Si Betalú, enganchado al ciclismo tarde, desde los 30 años, mantiene el jersey rojo, ya podrá ir haciéndose a la idea de que será el primer titán de la Desert.

El colombiano Diego Tamayo, defensor del título conquistado en 2015, perdió todas las opciones en una jornada en la que se le acumularon los problemas, mecánicos y de fuerzas. No es su año. EFE