Escuche ahora

La Hora del Regreso

con Carlos Montoya


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Lleve su bici a Santa Marta, y podrá viajar hasta la Sierra Nevada

No se quede solo en la playa, deje la rumba a un lado y haga un recorrido del que nunca se arrepentirá. En 59 kilómetros podrás tener un viaje lleno de aventura.

Entro

Foto: Dai Williams / flickr

La primera recomendación es elegir una buena época del año para realizar la ruta. La variación del clima le puede impedir realizar el recorrido en un día y cinco horas que es el tiempo aproximado.
 
Este camino comprende entre Minca y Cerro Kennedy, entre otros. Las curvas hacía la vereda El Campano son el primer reto. Algunas veces no es fácil subir por la lluvia, pero un clima cálido permite empezar el camino con rapidez.
 
A partir de ese punto inicia la parte dura del viaje. Las trochas y los tramos empinados le ponen la dificultad al terreno.
 
Tras este paso se llega a la vereda Bella vista, el primer punto de hidratación para los pedalistas. En este lugar recomiendan realizar una parada que le permita descansar a los ciclistas porque el siguiente camino obligará las pendientes más exigentes.
 
La llegada a reserva natural Las Aves es quizá una de las más complicadas. Cuenta con pendientes bastante altas que, según Liliana Giraldo, una de las pedalistas, se deberá tener “la mente” del ciclista como el mejor aliado. La poca alimentación y la desconcentración dificulta el pedaleo en esta zona.
 
Una carretera exigente, con alta vegetación y un camino de piedra, deberá recorrerse por un poco más de tres o cuatro kilómetros. Si en este punto considera que es necesario hospedarse, podrá encontrar un alojamiento en San Lorenzo.
 
Algunos deciden tomar un respiro en ese lugar a pesar de que ya falta poco para llegar a la meta. Tras pasar dicho alojamiento se viene la parte confusa y de ansiedad. No le crea a la primera antena que ve en el camino, hay más de tres, así que ese no es el verdadero referente para saber que ya está en el pico de la montaña.
 
Cuando pase cuatro kilómetros en subida sí podrá encontrar uno de los puntos que amerita una parada. Desde ese lugar verá el mar por un lado y por el otro los picos de la Sierra Nevada de Santa Marta.
 
Allí queda el último tramo. En un camino angosto y rocoso que lo llevan al Cerro Kennedy, ubicado a 3100 metros sobre el nivel del mar, está la cima que le permite ver la Sierra Nevada muy cerca y que los ciclomontañistas no solo disfrutan por su vista sino por el fuerte recorrido.
 
La vía de regreso es la misma. Por las cimas que se deben recorrer, se aconseja hospedarse en el camino (Pro Aves o San Lorenzo) y regresar a Santa Marta el día siguiente.
 
Con buena hidratación y ejercicios de preparación para la verdadera cima, este recorrido es uno de los más interesantes y le permite poner un reto al nivel de los profesionales.
 
MAPA DEL RECORRIDO