Escuche ahora

Las 50 W

Con Yamit Palacio


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Gobierno argentino levanta restricciones cambiarias para normalizar economía

A punto de cumplir una semana de gestión, el Gobierno argentino levantó hoy las restricciones cambiarias, el llamado "cepo" al dólar, con el objetivo de "normalizar la economía" y recuperar la senda de crecimiento tras cuatro años de estancamiento.

Natalia Kidd

Buenos Aires, 16 dic (EFE).- A punto de cumplir una semana de gestión, el Gobierno argentino levantó hoy las restricciones cambiarias, el llamado "cepo" al dólar, con el objetivo de "normalizar la economía" y recuperar la senda de crecimiento tras cuatro años de estancamiento.

"Estamos muy contentos de poder hoy anunciar el final del cepo cambiario en Argentina", anunció hoy en rueda de prensa el ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay.

El ministro no concretó qué valor debería alcanzar la divisa este jueves, cuando la plaza reabra tras el anuncio, pero comentó que "el mercado más representativo es el del dólar contado con liquidación", un tipo de cambio utilizado entre grandes operadores y que hoy cerró a 14,325 pesos.

"Veremos mañana qué va a pasar. El régimen cambiario va a ser un régimen de flotación sucia, como lo llamamos los economistas. Va a haber fluctuaciones en el tipo de cambio pero va a haber un Banco Central con las herramientas suficientes como para comprar si cree que bajó demasiado o vender si cree que subió demasiado", dijo.

Sostuvo que el "tipo de cambio fluctuará" y el Gobierno buscará que "el valor del peso se mantenga, que el poder adquisitivo del salario no se pierda y que la inflación vaya bajando gradualmente".

El ministro aseguró que a partir de este jueves se podrán acceder a divisas sin una autorización previa del Fisco y habrá un "tipo de cambio único", frente a la multiplicidad de cotizaciones que florecieron tras la creación del cepo.

El dólar en la plaza oficial cerró hoy a 9,835 pesos por unidad, mientras que en el mercado ilegal cotizó a 14,63 pesos.

El levantamiento del "cepo", una de las principales promesas de campaña de Macri, acaba con un complejo montaje de restricciones para el acceso a divisas extranjeras instaurado a finales de octubre de 2011 por el Gobierno de Cristina Fernández para intentar, sin suerte, contener la fuga de divisas.

Prat-Gay afirmó que la "lógica" que persigue esta medida es "normalizar la economía para volver a crecer", tras cuatro años de estancamiento.

"Argentina esta normalizando su situación financiera interna e internacional", insistió.

El ministro subrayó que el Gobierno trabajará para que la medida no se traslade a la inflación, que cerrará el año por encima del 25 por ciento según estimaciones privadas.

"Estamos haciendo esto con el objetivo de normalizar la economía. Somos conscientes de que hay preocupación porque efectivamente en las últimas semanas ha habido aumentos de precios. Es parte de la herencia del gobierno anterior", sostuvo.

Prat-Gay afirmó que a partir de ahora se podrá "exportar e importar libremente" y se volverá al límite de 2 millones de dólares por mes por persona que existía para la compra de divisas hasta la creación del cepo.

Dijo que el fin de las restricciones cambiarias es posible gracias a ciertas "condiciones" concretadas en los últimos días, como la eliminación de los impuestos a las exportaciones, la asunción de nuevas autoridades en el Banco Central y la "certeza" de contar con fondos suficientes para reforzar las reservas monetarias, que hoy cerraron en 24.156 millones de dólares.

En este sentido, aseguró que para las cuatro próximas semanas se espera contar con fondos adicionales "en un rango de entre 15.000 y 25.000 millones de dólares".

Esos recursos vendrán, explicó, por el compromiso de empresas de adelantar inversiones, una mayor liquidación de divisas por la exportación de cereales (unos 2.000 millones de dólares por semana) y un acuerdo con el Banco Central de China para convertir a dólares parte de las reservas en yuanes del Banco Central argentino.

Además dijo que está bajo negociación un préstamo con "distintas instituciones financieras internacionales que han mostrado interés en hacer un aporte", de unos 5.000 millones de dólares, ofreciendo como garantía títulos públicos con una tasa de interés del 7 por ciento anual.

"Con esta tranquilidad nos animamos a levantar las restricciones", aseguró.

Se mostró confiado en que "con este nuevo esquema de reglas de juego van a aparecer los dólares, no solo los de los exportadores, que hasta ahora no tenían rentabilidad, sino también los dólares que están debajo del colchón y los de los que querían hacer una inversión en Argentina". EFE

nk/mar/ra