Ciudades

Selecciona tu emisora

Los municipios holandeses quieren más autonomía para cultivar el cannabis

Imane Rachidi

Imane Rachidi

La Haya, 25 dic (EFE).- El Gobierno holandés planea permitir a una decena de autoridades locales regular la producción en pequeña escala del cannabis, en un intento de sacar a las bandas criminales de la cadena de suministro, pero los alcaldes exigen más autonomía en sus experimentos.

"Un enfoque uniforme es demasiado limitado. Los problemas con la política actual del cannabis varían dependiendo de la ubicación y la región", advirtió la directora de la Asociación de Municipalidades Holandesas (VNG), Jantine Kriens, en una carta a los alcaldes.

El acuerdo de coalición del nuevo Ejecutivo neerlandés ha fijado el objetivo de seis meses para que "se presenten proyectos de experimentos uniformes en el cultivo tolerado del cannabis para su uso recreativo" y se establezcan regulaciones y una nueva legislación.

Esto debería esclarecer si, como la marihuana controlada por calidad, el cannabis puede ser despenalizado en los "coffee shops".

Sin embargo, los alcaldes locales que han expresado su interés en este esquema consideran que un enfoque diverso tiene más posibilidades de éxito y exigen al Gobierno central "más autonomía" en sus experimentos con la producción legal de cannabis, en lugar de imponer una solución de "talla única".

De hecho, algunos consejos ya han comenzado incluso a redactar sus propias propuestas sobre cómo quieren organizar la cadena de suministro.

En Utrecht, por ejemplo, el Ayuntamiento apoya la producción a través de clubes sociales, donde los miembros cultivan cannabis colectivamente para uso personal.

La ciudad de Heerlen quiere establecer un único proveedor para los ocho municipios en Limburgo que tienen "coffee shops".

Mientras tanto, el alcalde de Rotterdam, Ahmed Aboutaleb, sugirió cerrar los 34 "coffee shops" de la ciudad e instalar puntos de venta alternativos y controlados, como máquinas expendedoras, y permitir la venta en Internet.

"No quiero ser conocido como el lugar en Europa donde puedes ir a por tu droga, que es exactamente de lo que Ámsterdam está tratando de deshacerse. Quiero investigar si las cafeterías son apropiadas para un nuevo negocio", añadió Aboutaleb, para defender que el cannabis cultivado legalmente no debe venderse en los "coffee shops".

El alcalde aseguró que los "coffee shops" "cuestan mucha capacidad policial" y en algunas ocasiones contribuyen a la delincuencia.

Rotterdam calcula que en la ciudad se venden hasta 120 kilos de drogas blandas al día en los "coffee shops", por lo que se requieren un máximo de 20.000 metros cuadrados de superficie de cultivo y otros 10.000 metros cuadrados para procesar la maleza.

Por su parte, el alcalde de Breda, Paul Depla, consideró que el riesgo de fracaso era demasiado grande si solo se permitía un único método de producción y "los opositores lo verán como una reivindicación de su postura, lo que estancará el debate durante años".

Los municipios temen que el Gabinete permita una sola variante: el suministro central a las cafeterías por parte de un productor fijo y estrictamente controlado, como ya pasa con Bedrocan, situado en Veendam (Groninga), que ha estado suministrando cannabis medicinal a las farmacias durante años, por encargo del Ministerio de Salud.

El ministro de Justicia, Ferdinand Grapperhaus, subrayó que prefiere ver qué propuestas se presentan antes de comentar en detalle las peticiones de los municipios y recordó que "todavía estamos en los primeros días del acuerdo de coalición".

Según una treintena de municipios, que se ha reunido esta semana en Utrecht, hay tres puntos de partida de gran importancia que deben cumplir todos los experimentos: mejorar la seguridad, reducir los riesgos para la salud asociados con el uso de cannabis y mantener lejos a los delincuentes.

Según el instituto holandés de estadísticas, el municipio de Roosendaal (en el sur de Holanda) ocupa el primer lugar en lo que respecta a molestias causadas por las drogas, tanto por consumo como por narcotráfico.

Por otro lado, los municipios de Brabante occidental y el sur de Limburgo, ambos cerca de la frontera con Bélgica, son los que más problemas de narcotráfico han tenido durante los últimos años, ya que muchos extranjeros van en busca de drogas. EFE

Escucha la radio en vivo

W Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

WRadio Colombia

Compartir