Ciudades

Selecciona tu emisora

Banda cobraba 2.000 dólares por entrenar en manejo de armas y combate en Lima

Una organización criminal desarticulada por abastecer de armas a sicarios en Lima también cobraba 2.000 dólares por entrenar a una persona en manejo de armamento y combate, según explicó hoy el viceministro de Orden Interno, Rubén Vargas, a la luz de las investigaciones iniciadas por la Fiscalía.

Lima, 27 abr (EFE).- Una organización criminal desarticulada por abastecer de armas a sicarios en Lima también cobraba 2.000 dólares por entrenar a una persona en manejo de armamento y combate, según explicó hoy el viceministro de Orden Interno, Rubén Vargas, a la luz de las investigaciones iniciadas por la Fiscalía.

La banda detenida este miércoles, como parte del operativo policial "Ferretero 2017", entrenaba a sicarios y otros posibles involucrados en actividades ilícitas en el manejo de armas de largo y corto alcance, además de técnicas de disparo y combate, explicó el viceministro.

Para esa labor usaban instalaciones de la Fuerza Aérea del Perú (FAP) y cobraban 2.000 dólares por persona.

Vargas añadió que hay varios asesinatos vinculados a esta organización y que también abasteció de municiones al exrecluta Eduardo Romero Naupay, quien asesinó a cinco personas en un centro comercial del distrito de Independencia en febrero pasado.

El ministro del Interior, Carlos Basombrío, declaró que "lo que se ha descubierto es una red criminal que incluye a empresarios y funcionarios públicos de distintos sectores, quienes se habían coludido para proveer de las armas a estos asesinos".

En el operativo, que se extendió a seis distritos de Lima, se incautó 1.300 armas, más de un millón de municiones de diverso calibre y 335 cacerinas, que eran distribuidas por la empresa Importaciones Enzo.

El viceministro Vargas explicó que los diez detenidos, entre civiles y uniformados, son investigados por tráfico ilícito de armas, sicariato, falsificación de documentos, falsedad ideológica y asociación ilícita para delinquir.

La investigación policial empezó hace seis meses cuando agentes de la Dirección Antidrogas de la Policía Nacional (Dirandro) comenzaron a averiguar cómo los sicarios que trabajaban para narcotraficantes en el puerto del Callao conseguían sus armas y se entrenaban en su utilización.

En una de las intervenidas viviendas, los policías y la Fiscalía detuvieron a un exmiembro de la FAP, quien ha sido acusado de abastecer con armas a delincuentes, en complicidad con miembros en actividad de ese instituto armado.EFE

Escucha la radio en vivo

W Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

WRadio Colombia

Compartir

W Radio

¿Desea ser el primero en conocer las noticias y los personajes de Colombia y del mundo?