Escuche ahora

Edumerides

Con Eduardo Peña


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Choquehuanca confirma viaje pero Chile considera que es una visita no oficial

Bolivia confirmó hoy la intención de materializar una visita de su ministro de Relaciones Exteriores, David Choquehuanca, a los puertos de Arica y Antofagasta entre el 17 y el 19 del presente mes, aunque el Gobierno de Chile considera que es "una visita privada" y no oficial.

Santiago de Chile, 14 jul (EFE).- Bolivia confirmó hoy la intención de materializar una visita de su ministro de Relaciones Exteriores, David Choquehuanca, a los puertos de Arica y Antofagasta entre el 17 y el 19 del presente mes, aunque el Gobierno de Chile considera que es "una visita privada" y no oficial.

Según un comunicado de la cancillería, "el Gobierno de Bolivia ha respondido a la advertencia del Gobierno de Chile en cuanto a la necesidad de formalizar el anuncio de dicha visita".

Sin embargo, aclara el texto, "el Gobierno boliviano también ha optado, hasta ahora, por prescindir de un acuerdo previo y explícito sobre la agenda de esta actividad, motivo por el cual aún debe ser considerada una visita privada".

Dado este carácter, los visitantes deberán cumplir con las formalidades de ingreso y permanencia que la ley exige a ciudadanos chilenos y extranjeros, explica el Ministerio de Relaciones Exteriores.

"Como un país libre y democrático, y fiel a su política de buena vecindad, Chile dará las facilidades para que los desplazamientos que el señor ministro y sus acompañantes realicen en territorio nacional sean fluidos y seguros, pero estrictamente ajustados al ordenamiento jurídico chileno, en particular la reglamentación de seguridad portuaria", afirma el organismo.

Añade la cancillería chilena que ninguna intencionalidad mediática podrá desmentir el hecho de que Bolivia tiene acceso al mar, y que el puerto de Arica es un puerto al servicio de Bolivia, ya que más de un 80 % de su carga es comercio de ese país.

El pasado lunes, el canciller chileno, Heraldo Muñoz, advirtió que su homólogo boliviano puede ir a Chile de turista pero no a inspeccionar los puertos del norte, por donde salen los productos de su nación.

"Si él llegara a venir, vendrá como turista, en esa condición. Por cierto, no admitimos ningún tipo de inspección de autoridad extranjera alguna en nuestro territorio", recalcó el jefe de la diplomacia chilena en declaraciones a los periodistas.

Muñoz hacía alusión a una nota del diario boliviano La Razón que la semana pasada informó de un viaje del canciller Choquehuanca y una delegación de la Asamblea Legislativa Plurinacional y medios de prensa para visitar el próximo domingo los puertos del norte de Chile.

Según el diario, la visita es para 'constatar' las contravenciones al Tratado de 1904, que otorgó a favor de Bolivia el más amplio y libre tránsito por los puertos chilenos y también verificar "una serie de maltratos" a los camioneros de ese país y el incremento de las tasas portuarias hasta en un 300 % en los puertos que utiliza para trasladar la carga hacia ultramar.

Este miércoles, Chile entregó en La Haya la contramemoria de la demanda marítima que presentó Bolivia en la Corte Internacional de Justicia (CIJ), en abril del 2013, para obtener una salida al mar.

La Paz pretende que la corte obligue a Chile a cumplir un supuesto compromiso de negociar de buena fe una salida soberana al mar, algo que las autoridades chilenas rechazan de plano.

Para junio de 2017 aproximadamente está prevista la dúplica boliviana, tras lo cual vendrá la fase de alegatos, que se prolongará tres o cuatro meses más.

La nación austral, en tanto, presentó el pasado 6 de junio ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya una demanda contra Bolivia para que el tribunal de la ONU determine si el Silala es un río internacional cuyas aguas deben compartir ambos países.

Esta controversia, que se hizo patente a partir de 1997, se debe a la discrepancia que mantienen las autoridades de Santiago y de La Paz acerca de la naturaleza del Silala.

Mientras que para Chile se trata de un río internacional que ambos países deben compartir, Bolivia sostiene que son manantiales que están en su territorio y cuyo curso ha sido desviado de forma artificial. EFE