Escuche ahora

La Hora del Regreso

con Carlos Montoya


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Conozca la historia de una mujer que ha esperado por más de 25 años a su esposo recluso

Tanya Ibar es la esposa de Pablo Ibar, hombre sentenciado inicialmente a pena de muerte y luego a cadena perpetua en EE.UU. por haber asesinado a tres personas.

El sistema judicial (en Estados Unidos) es corrupto y político en el peor sentido: Tanya Ibar sobre Pablo Ibar . Foto: Getty Images

Hace 25 años, Pablo Ibar fue acusado de un triple asesinato en Florida y posteriormente resultó condenado a muerte. Sin embargo, de esta sentencia se salvó porque el Tribunal Supremo consideró que existieron irregularidades en su juicio.

La acusación en su contra estuvo basada en una cinta de dudosa calidad, en el testimonio de su propia madre (preocupada por la vida y las compañías de su hijo) y en una primera confesión de Pablo, que confundió el día por el que le estaban interrogando.

Sin embargo, no hubo ni ADN ni un testigo que lo ubicara en la escena del crimen aquella noche. Ni siquiera el testimonio de su novia, quien hoy en día es su esposa, con quien pasó la noche en que se cometió el asesinato. De esta manera, los tres juicios por los que ha pasado Ibar han estado llenos de contradicciones e irregularidades.

Tanya Ibar, su esposa, conversó con La W sobre el caso de Pablo y manifestó que fuera de la cárcel ella es su voz.

“Nuestros hijos son su vida y tratamos de llevar un día a día normal, dentro de lo que cabe (…) sin duda, son estos niños su principal motivación para tener esperanza”, contó Ibar a este medio sobre los dos hijos que tiene con el recluso, quienes nacieron mientras él estaba encerrado en el corredor de la muerte.

Cabe resaltar que Pablo Ibar nunca ha navegado por Internet. Cuando lo detuvieron no existían los teléfonos con conexión, ni mucho menos las redes sociales. Además, nunca ha dormido con su esposa, con quien se casó con un cristal por medio, sin tocarse.

No sé quién mató a esas personas en 1994 (…) de lo que tengo certeza es que él no los asesinó. Esa noche cambió mi vida completamente. Lo fácil hubiera sido dejarlo y seguir mi vida, pero sé que es inocente”, relató la mujer.

Además, hizo una dura crítica contra la justicia norteamericana: “El sistema judicial (en Estados Unidos) es corrupto y político en el peor sentido”.

====================

Lea en La W: