Escuche ahora

Música W

con Equipo W


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Coronel y soldados de Guatemala irán a juicio por ejecuciones extrajudiciales

Una Sala de Apelaciones de Guatemala ordenó hoy que ocho militares y un coronel del Ejército Nacional deberán enfrentar un juicio por el delito de ejecución extrajudicial de seis campesinos el 4 de octubre de 2012.

Guatemala, 8 ene (EFE).- Una Sala de Apelaciones de Guatemala ordenó hoy que ocho militares y un coronel del Ejército Nacional deberán enfrentar un juicio por el delito de ejecución extrajudicial de seis campesinos el 4 de octubre de 2012.

La decisión, tomada este lunes por la Sala de Apelaciones de Mayor Riesgo, se debió a que la Cámara Penal de la Corte Suprema de Justicia aceptó (dio con lugar) un recurso de casación presentado por la Fiscalía de Vida que pedía "reevaluar fallos pasados" para proceder con el juicio.

Según las pesquisas de la Fiscalía, campesinos indígenas llevaban a cabo una protesta en contra del alza de la energía y en rechazo a una reforma constitucional, en el kilómetro 148 de la carretera interamericana -en un lugar conocido como "Cumbre de Alaska" a 3.015 kilómetros sobre el nivel del mar- hasta que fueron reprimidos por elementos del Ejército, quienes dispararon indiscriminadamente contra los manifestantes.

Como consecuencia de ello, seis campesinos murieron y otros 34 resultaron heridos de gravedad.

Días después de los hechos, se detuvo a ocho soldados, además del coronel Juan Chiroy, encargado del escuadrón, como supuestos responsables de haber disparado contra pobladores indígenas.

La Fiscalía acusó a los militares del delito de ejecución extrajudicial, pero la Sala Segunda de Apelaciones les modificó el delito y ordenó procesarlos por incumplimiento de deberes, homicidio en estado de emoción violenta y homicidio en estado de emoción violenta en grado de tentativa.

Hasta que este lunes, la Sala de Mayor Riesgo indicó que se juzgue a los militares por las ejecuciones extrajudiciales.

En febrero de 2014, el Gobierno, entonces encabezado por el general retirado Otto Pérez Molina -hoy en prisión preventiva acusado de varios delitos de corrupción- entregó 6,55 millones de quetzales (845.161 dólares) a las familias de los seis indígenas asesinados por el ejército durante la protesta.EFE