Escuche ahora

La W

con Julio Sánchez Cristo


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Correa deja Ecuador en nuevo pulso con Moreno y amenaza con salir de AP

El expresidente de Ecuador Rafael Correa abandonó hoy el país con destino a Bélgica, donde residirá por tiempo indefinido, en medio de un nuevo pulso con su sucesor y correligionario, Lenín Moreno, por los cambios que este ha introducido supuestamente a su "Revolución ciudadana".

Elías L. Benarroch

Quito, 10 jul (EFE).- El expresidente de Ecuador Rafael Correa abandonó hoy el país con destino a Bélgica, donde residirá por tiempo indefinido, en medio de un nuevo pulso con su sucesor y correligionario, Lenín Moreno, por los cambios que este ha introducido supuestamente a su "Revolución ciudadana".

"Yo estoy seguro (..) que el 2 de abril derrotamos a la oposición, no estoy muy seguro (de) sí venció la Revolución ciudadana", afirmó Correa en un discurso ante una multitud de fieles seguidores que se concentraron en las inmediaciones del aeropuerto de Tababela, a las afueras de Quito, para despedirlo.

A menos de dos meses de dejar el poder, Correa ha decidido trasladarse al "bello reino de Bélgica" (sic), de donde es su mujer Anne Malherbe, para poder dedicarle tiempo a su familia después de diez años al frente del país, en lo que dijo, "no son vacaciones" sino "deberes familiares" que tiene uno.

"He de devolverle a mi familia tanto sacrificio estos años, y no es fácil cuando ustedes están del otro lado, ver todo lo que hemos tenido que aguantar, tanto amargado, tanto difamador... que para la gente de bien eso cansa", señaló entre los vítores de sus seguidores, muchos de ellos con banderas verdes del movimiento y las de Ecuador.

Unos con lágrimas en los ojos, otros con pancartas de "Rafael contigo siempre", los correístas más devotos habían sido convocados al aeropuerto por el movimiento Alianza País, a una despedida que acabó convirtiéndose en una suerte de demostración de fuerza política antes de partir.

Correa incluso se dirigió a los convocados para instarles a que, en su ausencia, "cuiden al país" y la "revolución", "a defender lo ganado", porque no estaba seguro de que en las elecciones presidenciales del pasado 2 de abril -que ganó Moreno- hubiera vencido la "Revolución ciudadana" que él emprendió hace una década.

"Que no me digan que es cambio de estilo las claudicaciones y el entreguismo", dijo el exmandatario parafraseando a Moreno, quien ha iniciado sus gestiones desde una posición dialogante con los sectores de oposición que están dispuestos a estrechar su mano tras varios años de confrontación política en el país.

Apenas cuatro horas antes, durante la tradicional ceremonia del cambio de guardia en el Palacio presidencial de Carondelet, Moreno reconoció que "hay un cambio de estilo", y advirtió que se mantendrá "todo lo positivo" de la gestión de su predecesor pero "aquello que haya que cambiar lo cambiaremos".

También bendijo a Correa, le deseó un buen viaje, le agradeció "todos los logros de esta década, principalmente en beneficio de los más pobres y desprotegidos" y aseguró que la "revolución continúa".

No eran ni mucho menos las primeras desavenencias públicas entre ambos.

La semana pasada, después de que Correa manifestara su desacuerdo con una decisión de Moreno de hablar con miembros de la familia del expresidente Abdala Bucaram -habló de "deslealtades y mediocridad" a la hora de gobernar- el actual mandatario publicó un mensaje en Twitter con la definición del concepto de "abstinencia".

Y fuera de las comillas de la definición mencionó que se podía tratar de una reacción a la reducción en el cuerpo de sustancias como azúcar, alcohol, drogas o incluso "el poder".

Durante la crítica de hoy, Correa compareció en el casi improvisado mitin político del aeropuerto Mariscal Sucre por el actual vicepresidente Jorge Glas -que también lo fue durante su vicepresidencia- y la secretaria ejecutiva de Alianza País, Gabriela Rivadeneira.

A esta última le pidió alzar la voz cuando la Revolución ciudadana, y todo lo que esta representa, se vea amenazada, a "hablar muy muy claro", bajo la advertencia de que, de lo contrario, sería el primero en "desafiliarse" de Alianza País, porque para él la "coherencia" es uno de sus ejes de vida. EFE

elb/pas