Escuche ahora

La W

con Julio Sánchez Cristo


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Detienen a miembros de Greenpeace opositores a caza de ballena en Japón

La policía japonesa detuvo el viernes a dos miembros de la organización ecologista Greenpeace que habían denunciado un tráfico ilegal de carne de ballena, acusando a los activistas de haber robado la carne que presentaron como prueba.

La policía japonesa detuvo el viernes a dos miembros de la organización ecologista Greenpeace que habían denunciado un tráfico ilegal de carne de ballena, acusando a los activistas de haber robado la carne que presentaron como prueba.

La policía allanó la sede en Tokio de la célebre ONG defensora del medio ambiente, así como las casas de los dos militantes detenidos, Junichi Sato, de 31 años, uno de los principales opositores a la caza de ballenas, y Toru Suzuki, de 41 años.

En mayo, Greenpeace había denunciado un tráfico ilegal de carne de ballena, afirmando que una parte de los cetáceos cazados por Japón en los últimos meses en el Antártico terminaba en el mercado negro.

Las campañas de caza de ballenas de Japón son organizadas en nombre de "la investigación científica", algo tolerado por la Comisión ballenera internacional que proscribe toda caza comercial.

La venta de la carne de ballena está en consecuencia estrictamente reglamentada en Japón, vendida a mayoristas a un precio establecido por el Instituto de investigación sobre los cetáceos, subvencionado por el gobierno.

Greenpeace reveló que había incautado una caja con 23,5 kg de carne de ballena, de un valor de cerca de 2.000 euros, enviada clandestinamente desde el "Nisshin Maru", navío almirante de las balleneras japonesas.

Un portavoz de la policía de Aomori (norte), donde la caja fue interceptada el 16 de abril, explicó que los militantes habían sido detenidos por haberse introducido ilegalmente en una propiedad privada para robar.

La ONG denunció "una táctica de intimidación".

"Denunciamos un escándalo en el que están implicados varios potentados del gobierno japonés que se benefician de la caza de ballenas, no es sorprendente que contraataquen", declaró el director de Greenpeace en Japón, Jun Hoshikawa. AFP