Escuche ahora

Música W

Con Matheo Duarte


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

El peligro de una cesárea en África

Este tipo de procedimientos en África resultan ser 50 veces más mortales que en los países ricos

Ginecología, procedimientos. Foto: Colprensa

La tasa de mortalidad de las cesáreas en África es 50 veces superior a la de los países desarrollados, según un estudio divulgado hoy y realizado por expertos de Sudáfrica, Kenia y Libia, entre otras naciones.

La investigación, difundida por la revista británica The Lancet Global Health para su número del próximo abril, concluye que las hemorragias y las complicaciones anestésicas son las complicaciones mortales más comunes.

También apunta que la mortalidad neonatal en África es el doble que la media global y que una identificación temprana de los riesgos podría mejorar notablemente las cifras.

Este trabajo, financiado por el Consejo de Investigación Médica de Sudáfrica, se realizó entre febrero y mayo de 2016 con casi 3.800 casos de estudio repartidos por 183 hospitales de 22 países del continente.

Entre total, se registró la muerte de 20 madres y complicaciones en alrededor de 633 pacientes.

Los datos finales -que excluyen casi un centenar de casos de los que finalmente no hubo información- arrojan que aproximadamente una de cada 200 madres (0,5 %) a las que se le practica la cesárea en África muere.

La tasa es, según los expertos, unas 50 veces superior a la de países como el Reino Unido.

Casi tres cuartos de las cesáreas se realizaron, además, de urgencia.

El estudio también advierte de que la situación es especialmente grave porque a África se le proyecta la mayor tasa de crecimiento poblacional del mundo, y que hasta 2030 sus habitantes excedan los 1.000 millones.

"Las madres y sus hijos continúan muriendo a una tasa inaceptable en África. Dos tercios de las muertes maternas en África en 2015 ocurrieron en el África subsahariana", apunta el texto.

Entre los firmantes del estudio figuran mayoritariamente expertos de universidades sudafricanas, como la de Ciudad del Cabo o la de KwaZulu-Natal, pero también especialistas de otros países del continente africano como Zimbabue, Kenia, Uganda o Libia