Escuche ahora

Salsa con Estilo

Con Sebastián García


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

El Salvador mantendrá emergencia de seguridad pese al fin del paro impuesto

El Gobierno de El Salvador se mantendrá en "estado de emergencia" y continuará un despliegue de seguridad pese a la finalización del "boicot" al transporte público obligado por una pandilla en los 4 días pasados, informó hoy el ministro de Seguridad, Benito Lara.

San Salvador, 31 jul (EFE).- El Gobierno de El Salvador se mantendrá en "estado de emergencia" y continuará un despliegue de seguridad pese a la finalización del "boicot" al transporte público obligado por una pandilla en los 4 días pasados, informó hoy el ministro de Seguridad, Benito Lara.

"Nosotros vamos a continuar con toda la planificación que tenemos, vamos seguir en estado de emergencia hasta garantizar que no tengamos ninguna dificultad (en el transporte)", dijo el titular de Seguridad en una conferencia de prensa.

Agregó que el Gobierno va "a mantener todos los dispositivos de seguridad (...) y de seguro va a ampliar varios de estos".

Lara señaló que también seguirán los traslados de presidiarios que "estén ordenando o planificando actos en contra de la paz pública" mediante el "estudio permanente" de estos.

San Salvador y sus cercanías vivieron desde el lunes pasado un paro de transporte público "impuesto" por la pandilla Barrio 18 ala Revolucionarios mediante el asesinato de 7 conductores, la quema de vehículos y amenazas de muerte.

El ministro detalló que una de las razones para mantener dichas medidas es el inicio de las vacaciones que celebra el país entre el 1 y 6 de agosto.

"En estos días mantendremos una relación más fluida con el sector transporte para garantizar que no tengamos ninguna dificultad", dijo Lara.

Por su parte, el director de la Policía Nacional Civil (PNC), Mauricio Landaverde, detalló que "hasta esta mañana" eran tres rutas de transporte público las que no habían reiniciado labores, pero que las mismas acodaron normalizar paulatinamente el servicio.

"Podemos confirmar que el sistema se está normalizando de manera progresiva", expuso.

Reveló que desde el lunes pasado, cuando inició el paro, hubo "comunicación permanente" con los empresarios para "establecer los mecanismos de seguridad" y que sin embargo algunas rutas que "no habían recibido amenazas de ninguna naturaleza" no reanudaron sus labores.

"Las razones por las cuales, a pesar de que se les dieron todas las garantías no brindaron el servicio, habría que investigarlas", señaló el máximo jefe policial.

Ladaverde detalló que fue el miércoles anterior cuando un mayor número de rutas pararon, 153 de 1.133 a nivel nacional, es decir el 13,5 por ciento.

Durante los 4 días del "boicot" al transporte la PNC capturó a unas 44 personas involucradas en el asesinato de choferes, ataques contra unidades de transporte y amenazas y el Gobierno acusó a la padilla Barrio 18, ala "Revolucionarios", de ser los principales responsables de propiciar dichos actos.

Las autoridades de Seguridad revelaron que por estos hechos también capturaron a miembros de la Mara Salvatrucha (MS13), otra pandilla, sin precisar nombres y circunstancias.

Entre estos destacan un "palabrero" (líder de célula) y un "ranflero" (líder nacional).

De igual forma, el ministro de Defensa, David Munguía Payes, señaló que los aproximadamente 600 militares que participaron durante los 4 días de paro se mantendrán en las calles.

Estos efectivos militares se sumaron a los cerca de 7.200 soldados que "regularmente" cuidan las fronteras y patrullan las calles desde anteriores gestiones gubernamentales.

Además recalcó que continúa en "reserva" otro contingente de 600 soldados a la espera de la "orden presidencial" para ser desplegado.

Añadió que los batallones especiales de reacción, creados para misiones especiales contra las pandillas, no fueron desplegados.

Asimismo, el director General de Centros Penales, Rodil Hernández, dijo que 5 convictos que son cabecillas del Barrio 18 fueron trasladados de diferentes cárceles a la de mayor seguridad del país en el municipio de Zacatecoluca (sureste).

Según datos de los transportistas proporcionados a Efe, las pérdidas en el sector ascendían a unos 500.000 dólares diarios y afectaron a las 6.000 familias de conductores "obligados" a suspender sus labores.

"Hubo un daño a la economía del país, también hubo un daño al bolsillo de personas que son especialmente de capas populares", concluyó el ministro Lara. EFE

hs/sb/ev/nrp