Escuche ahora

Primera Hora

Con Jefferson Mejía


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Merkel y la CDU: partido de liderazgo fuerte donde se lucha por ser segundo

La Unión Cristianodemócrata (CDU) alemana cerró hoy su congreso en Colonia entre proclamas de lealtad sin fisuras a su presidenta, la canciller Angela Merkel, y de cohesión en el partido, donde las luchas no afectan a la jefatura, sino que se dirimen entre los segundos puestos.

Gemma Casadevall

Berlín, 10 dic (EFE).- La Unión Cristianodemócrata (CDU) alemana cerró hoy su congreso en Colonia entre proclamas de lealtad sin fisuras a su presidenta, la canciller Angela Merkel, y de cohesión en el partido, donde las luchas no afectan a la jefatura, sino que se dirimen entre los segundos puestos.

"Podemos alegrarnos de tener una líder fuerte, dentro y fuera del partido, dentro y fuera de Alemania", proclamó ante el congreso Volker Kauder, jefe del grupo parlamentario conservador, respecto a la reelección el día anterior de Merkel como líder con un 96,7 % de los votos.

"Esto es como la Bundesliga. A algunos les parece aburrido que siempre gane el Bayern de Múnich. Pero no puede esperarse que el Bayern empiece a jugar mal para facilitarle las cosas al segundo", comentaba a Efe Jens Spahn, diputado en el Bundestag (cámara baja), en un aparte del congreso de la CDU que se celebró en Colonia.

Spahn, de 34 años y representante de las nuevas generaciones, fue elegido miembro de la Ejecutiva del partido con un 66 % de los votos, porcentaje meritorio para el único neófito entre la directiva emanada de este congreso federal.

En Colonia no hubo asomo de cuestionamiento a Merkel, quien asumió las riendas del partido en 2000 tras el paso a la oposición de la CDU, sacudida además por el escándalo de la financiación irregular bajo Helmut Kohl.

"No se cuestiona su liderazgo. Pero está claro que la estructura del partido es muy homogénea y no refleja la heterogeneidad de la Alemania actual", prosiguió Spahn, cuya elección para la Ejecutiva era dudosa, ya que había ocho aspirantes para siete puestos.

El diputado compartirá tareas con veteranos como el ministro de Finanzas, Wolgang Schäuble, quien de delfín y sucesor de Kohl pasó a soldado leal de Merkel y a ser su ministro clave en la defensa de la austeridad preconizada por la Cancillería.

"Es cierto que a la CDU le falta heterogeneidad, pero eso no es realmente nuevo. Siempre fue una formación con líderes fuertes y Merkel está en la línea de (Konrad) Adenauer o Kohl. Más preocupante es su pérdida de peso en los estados", comentaba a Efe Roland Koch, exprimer ministro de Hesse.

Koch gobernó entre 1999 y 2010 en ese estado, identificado con el poder banquero por encontrarse ahí Fráncfort. En tiempos de Kohl, fue uno de sus "barones" más influyentes y recuerda que los conservadores gobernaban entonces en nueve estados, mientras que ahora lo hacen en cinco -entre ellos, todavía Hesse-.

"La fortaleza de Merkel, como canciller o a escala internacional, no nos perjudica a los líderes de los estados, al contrario. Pero sí notamos la crisis de los liberales", admitía en otro de los corrillos del congreso Julia Klöckner, vicepresidenta del partido y líder de la CDU en Renania-Palatinado.

Klöcker aludía así al hundimiento del Partido Liberal (FDP), que de aliado clásico de la CDU en el Gobierno quedó convertido en fuerza extraparlamentaria en las últimas elecciones generales y apenas mantiene escaños en 6 de las 16 cámaras regionales.

La propia Merkel se refirió ante el congreso al FDP, al que deseó un resurgimiento para regresar al Gobierno, pese a que no se considera probable visto que parte de su electorado se fue a la euroescéptica Alternativa para Alemania (AfD).

"La CDU no puede caer en acercamientos peligrosos con la AfD", consideraba Daniel Funke, pareja de Spahn y compañero de fórmula de éste en su apuesta por la renovación interna de la CDU.

Spahn tuvo su parcela de protagonismo en el congreso de la CDU y su inclusión en la ejecutiva generó ovaciones sonoras, aunque lejos de los ocho minutos largos de frenéticos aplausos que siguieron a la reelección de Merkel.

Sin embargo, no entra en las quinielas de posibles herederas o herederos de Merkel, "que algún día dejará su puesto, aunque algunos la vean ahí en 2021", bromeaba el diputado.

De hecho, el congreso de Colonia pareció encontrar su nueva estrella en la vicepresidenta Klöckner, elegida para ese puesto con un 96,2 %, el resultado más cercano al de Merkel.

La que hasta ahora se perfilaba como probable sucesora de Merkel, su ministra de Defensa, Ursula von der Leyen, tuvo que conformarse con un 70,5 % en la elección para vicepresidenta. EFE

gc/nl/ja