Escuche ahora

Boogie Nights

Programación W


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Ortega y Murillo piden a nicaragüenses mucha oración y serenidad en 2018

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, y su esposa, la vicepresidenta del país Rosario Murillo, enviaron hoy un saludo de año nuevo a las familias nicaragüenses, en las que le piden "mucha oración" y actuar con serenidad.

Managua, 27 dic (EFE).- El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, y su esposa, la vicepresidenta del país Rosario Murillo, enviaron hoy un saludo de año nuevo a las familias nicaragüenses, en las que le piden "mucha oración" y actuar con serenidad.

"Queridos hermanos, queridas familias nicaragüenses: Estos son tiempos que nos convocan a todos a la reflexión, la inspiración, y a mucha, mucha oración", indica el mensaje de los dignatarios, leído a través de medios oficiales por Murillo, también Primera Dama.

"Son tiempos para pensar y actuar con serenidad, gracia, inteligencia, y valentía", agregaron.

Asimismo, Ortega y Murillo agradecieron a Dios "por esta Nicaragua de fe, familia y comunidad, donde tenemos con nosotros los dones del Espíritu Santo, que se han convertido, a lo largo del tiempo, en virtudes cotidianas que debemos buscar, encontrar, y aplicar".

"Las familias nicaragüenses sabemos que los desafíos nos hacen grandes. Sabemos que con esa vitalidad y laboriosidad de nuestro pueblo, vamos adelante", continuaron.

"Sabemos que nuestra capacidad, a lo largo de la historia nos ha permitido conectar con las dificultades, para enfrentarlas con valentía. Y conectar con los éxitos, para que no nos envanezcan, y para que la humildad, sea en todo momento, sabiduría y fortaleza que recibimos con gratitud, del Dios de los pueblos, del Dios de todos", añadieron.

Según Ortega y Murillo, "en esta Nicaragua de bendición, de tantas bendiciones, de tanto quehacer, de tanto por construir, de tanto sentimiento profundamente positivo, de tanto agradecimiento, sabemos que nos unen la fe, la familia, la comunidad, y que las bondades que Dios derrama sobre cada uno de nosotros, sobre nuestras familias y nuestros pueblos, son generosidad divina que debemos recibir con alegría".

"Somos pueblo que camina, iluminado por su historia. Grande, en el aprendizaje, en la experiencia, y conocedor de los caminos que nunca se han de volver a pisar", señalaron.EFE