Ciudades

Selecciona tu emisora

Relaciones entre EE.UU. y China se complican por supuesto hackeo

EE.UU. presentó cargos criminales contra cinco militares chinos. Se les acusa de espionaje cibernético por hackear a compañías estadounidenses para obtener secretos comerciales. China lo niega y se reserva tomar medidas.

"Ya es suficiente". Con estas palabras, el fiscal general de Estados Unidos, Eric Holder, anunció que su país presentó cargos contra cinco militares chinos por espionaje cibernético.

Concretamente están acusados de hackear compañías estadounidenses para obtener secretos comerciales.

Holder dijo que las operaciones eran "significativas" y pidió una "respuesta agresiva".

Según los investigadores, los oficiales robaron secretos comerciales y documentos internacionales de cinco compañías y un sindicato.

China rechaza las acusaciones y advierte que el caso podría dañar las relaciones con Estados Unidos.

Para el editor de Norteamérica de la BBC, Mark Mardell, con este anuncio contra los hackers chinos, el gobierno estadounidense "muestra sus dientes" en lo que las autoridades han denominado "el robo del siglo XXI".

"Leyendo entre líneas, antes parecía que el gobierno chino proclamaba su inocencia cuando el presidente Barack Obama u otros sacaban el tema y luego preguntaban dónde estaban las evidencias", apunta Mardell, quien señala que ahora las autoridades estadounidenses parecen estar diciendo: "bueno; aquí está, más claro que el agua".

Entre las acusaciones concretas están el robo de planos de una estación de generación eléctrica, el robo de información financiera de una compañía que hace paneles solares y la instalación de programas maliciosos en computadoras de la compañía acerera US Steel, ambas acusaciones también de 2010.

China, ¿víctima o infractora?

Eric Holder

Holder dijo que las supuestas infracciones son "significativas".

Estados Unidos alega que esas actividades del ejército chino afectan directamente a los estadounidenses y a la economía del país.

Una fuente gubernamental dijo que la competencia desleal llevó a un incremento de seguridad en las fábricas y a la pérdida de empleos.

En base a lo que ha ocurrido con otros casos, no se cree que estos militares, que se supone que seguían órdenes del gobierno, acaben en un juicio en una corte estadounidense.

"El largo brazo de la ley no alcanza a la unidad 61398 del Tercer Departamento del Ejército Popular de Liberación en Shangái", según afirma Mardell.

Por su parte, la editora de la BBC en China, Carrie Gracie, asegura que ese país siempre ha insistido que es víctima de espionaje y no infractor.

Y cuando el excontratista de seguridad estadounidense Edward Snowden apareció en Hong Kong con pruebas de que Estados Unidos hackeó a China, Pekín se sintió justificado.

EE.UU. reconoce llevar a cabo espionaje, pero dice que, a diferencia de China, no espía a compañías extranjeras y entrega sus hallazgos a sus propias empresas.

En todo caso, China ya anunció la suspensión de la cooperación con EE.UU. en un grupo de trabajo de internet.

La Cancillería en Pekín urgió a Washington a "corregir su error inmediatamente" y retirar los cargos.

El portavoz Qin Gang, citado por la agencia de noticias Xinhua, indicó que las acusaciones "no tienen base".

Escucha la radio en vivo

W Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

WRadio Colombia

Compartir

W Radio

¿Desea ser el primero en conocer las noticias y los personajes de Colombia y del mundo?