Escuche ahora

Música de hoy y siempre

Con Eduardo Peña


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Uruguay estudia tratar de adherirse al Acuerdo de Asociación Transpacífico

El canciller de Uruguay, Rodolfo Nin Novoa, dijo hoy que el Gobierno está evaluando tratar de insertar al país en el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP), que integra a 12 Estados y busca crear una zona libre de aranceles que representa alrededor del 40 % del producto interior bruto mundial.

Montevideo, 14 oct (EFE).- El canciller de Uruguay, Rodolfo Nin Novoa, dijo hoy que el Gobierno está evaluando tratar de insertar al país en el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP), que integra a 12 Estados y busca crear una zona libre de aranceles que representa alrededor del 40 % del producto interior bruto mundial.

Nin Novoa intervino hoy, a solicitud de la oposición, en una sesión del Senado para brindar información sobre la decisión del Gobierno, el pasado septiembre, de abandonar las negociaciones del tratado global para la liberación de servicios llamado Tisa.

En una sesión de casi 10 horas y consultado por si su cartera intentará insertar al país en el TPP, integrado por países como EE.UU. y Japón -primera y tercera economía mundial, respectivamente- y cuyas negociaciones terminaron el pasado 5 de octubre, Nin Novoa expresó que es algo que se "está evaluando".

El canciller hizo referencia al Cónclave América Latina Caribe-India, que se realizó la pasada semana en Nueva Delhi.

"Allí Uruguay tuvo la oportunidad de hacer una presentación del país. (...) Convoqué a los embajadores que representan a Uruguay en cinco países del TPP (Japón, Malasia, Vietnam, India y Australia) y allí ya tuvimos un primer intercambio", dijo Nin Novoa en el Senado.

Además, añadió haber recibido un informe de la embajada uruguaya en EE.UU. "sobre la aprobación del tratado del TPP" y que la Cancillería está trabajando "en estos temas".

Para favorecer la inserción internacional, Nin Novoa apostó por buscar negociar a partir del Mercosur, de forma "prioritaria" pero no como "exclusiva plataforma", y también como país individual en todas las materias posibles de comercio.

El presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, decidió que el país abandonase el Tisa después de que la oficialista coalición de izquierdas Frente Amplio (FA) resolviera en un plenario rechazar la participación de Uruguay en atención a su "visión sobre el desarrollo integral de la nación".

Por esta razón, el senador del Partido Colorado Pedro Bordaberry impulsó la interpelación parlamentaria a Nin Novoa.

Para Bordaberry, el abandono de la negociación deja "muy afectada" la política exterior del país, ya que para Uruguay es "vital" para su defensa y desarrollo y también afecta a la economía y el empleo y a la "institucionalidad democrática republicana".

"El país (estaba) embarcado en un tratado que muchos veíamos con buenos ojos si se negociaba bien", añadió Bordaberry, quien ya en su última intervención dijo que abandonar las negociaciones del Tisa ha tirado "por la borda el prestigio y seriedad profesional" de Uruguay y que el país hoy está sin una agenda de negociación comercial.

También puso en entredicho el papel del Mercosur como plataforma para lograr inserción internacional.

"La decisión del Gobierno, atendiendo la resolución de un órgano partidario de alta representatividad democrática como es el plenario nacional del FA fue una decisión legítima que no constituyó ningún acto irregular", señaló el canciller ante las críticas de la oposición de salir del Tisa tras considerar la opinión del FA.

Sin embargo, el ministro recordó en la sesión, en la que participaron diferentes senadores oficialistas y de la oposición, que él era partidario de seguir participando en las negociaciones, aunque matizó que acató la decisión del Gobierno.

"Ya dije que me pareció que era un papelón irse sin presentar ninguna una oferta. Y no me retracto de eso", espetó.

También reconoció no comprender ni compartir las razones del FA por las cuales "se resolvió lo que se resolvió".

No obstante, remarcó que no es posible saber qué beneficios hubiera conllevado formar parte del acuerdo, ya que añadió que "no hay nada resuelto" entre los países que conforman la negociación.

"Está todo para discutirse. Porque está todo encorsetado, nadie se ha puesto de acuerdo en casi ninguna cosa, porque todos los países iban allí a defender sus intereses", aseveró, para prever que el Tisa "va a durar por lo menos dos años más negociándose".

Por su parte, el senador del Partido Nacional Luis Lacalle Pou señaló que la gran mayoría de las decisiones de "embarcar" al país en tratados internacionales, así como en abandonarlos, "históricamente" fue en consulta con los demás partidos.

"Tenemos una constante en el FA, que son relaciones exteriores en base a ideología y amistad personal", reprochó.

Nin Novoa aclaró que no se acaba firmando un tratado sin la opinión del Parlamento.

"Nosotros entendemos que Uruguay tiene que vincularse a las grandes corrientes del comercio mundial", argumentó el ministro, quien agregó que el país vende el 63 % de su producción a países a los cuales hay que pagar aranceles para entrar.

"Y cada vez que un país que tiene la misma producción que nosotros hace un acuerdo de libre comercio (TLC) con los grandes países demandantes de alimentos nosotros quedamos en una posición desventajosa", matizó.

La propuesta de negociar un tratado global para la liberalización del comercio de los servicios partió de un grupo de países que busca una alternativa a la estancada Ronda de Doha, de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

"Los TLC no son buenos o malos 'per se'. Hay que discutirlos, analizarlos y hacer un balance al final. Lo que no deberíamos es negarnos a participar de ello", sentenció Nin Novoa.

Finalmente, la Cámara aprobó con el voto de 16 senadores (de 31 totales) una moción para apoyar como satisfactoria la intervención de Nin Novoa en la sala. EFE