Escuche ahora

La W

con Julio Sánchez Cristo


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Indagatoria para policías que habrían desviado investigación por homicido de Álvaro Gómez

La Fiscalía vinculó formalmente a tres oficiales de la Policía que presuntamente sevalieron de sus cargos para entorpecer las labores de los investigadores.

Álvaro  Gómez Hurtado. Foto: Colprensa

La Fiscalía General de la Nación dispuso nuevas acciones judiciales tendientes a avanzar  en el esclarecimiento de los hechos que rodearon el crimen del líder político Álvaro  Gómez Hurtado, ocurrido el 2 de noviembre de 1995 en Bogotá.

El fiscal de conocimiento decidió llamar a indagatoria por los delitos de  favorecimiento y fraude procesal a tres miembros de la Policía que podrían estar  vinculados con la desviación en la investigación que se adelantaba por el homicidio  de Gómez Hurtado, se trata de los oficiales:


1. El entonces mayor de la Policía Nacional, Marcos William Duarte Valderrama, 
quien fungía como jefe de la unidad de homicidios de la Dijín.


2. Luis Guillermo Parra Niño, comandante de la Sijín de Sincelejo para la época de los hechos.

3. Amín Antonio Acuña Severiche, quien era agente de la Sijín de Sincelejo.

Para la fiscal de conocimiento, los miembros de la Policía habrían incurrido en  actuaciones policivas arbitrarias como capturas y judicializaciones de personas  inocentes y la utilización de falsos testigos para entorpecer las investigaciones.

Las  diligencias de indagatoria se realizarán el 14, 19 y 22 de junio. El atentado en el que perdió la vida Álvaro Gómez Hurtado, fue uno de los asesinatos que  se cometieron por el cartel de narcotráfico del Norte del Valle, uno de los grupos al  margen de la Ley que operaba en el año 1995 y que tenía una política de exterminación  o aniquilamiento, de personas que se convertían en sus adversarios por las posturas que  asumían frente al fenómeno del narcotráfico o por la defensa de la extradición, instaurada  por el temeroso cartel de los “extraditables” en la década de los 80. La Fiscalía declaró en  2017 el homicidio como delito de lesa humanidad.