Escuche ahora

La W

con Julio Sánchez Cristo


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Dos capturados por presunto abuso sexual en Cartagena fueron enviados a la cárcel

La Fiscalía capturó a un docente que, al parecer, abusaba de una estudiante y a un sujeto que se aprovechaba de la condición de discapacidad de una vecina para abusar de ella.

Los capturados fueron enviados a la cárcel de Ternera de Cartagena. Foto: Cortesía.

El fin de semana la Fiscalía reportó la captura y posterior envío a la cárcel San Sebastián de Ternera de Cartagena de dos personas que fueron imputadas la presunta comisión de delitos sexuales.

El primer caso es el de Rafael Enrique Altamiranda Goenaga, un docente de una institución pública de esta capital, presunto responsable del delito de acto sexual violento agravado con menor de edad por hechos ocurridos el 9 de abril del 2019. Según la denuncia, el hombre habría aprovechado su condición de profesor para someter a una estudiante de 15 años a tocamientos cuando se encontraban a solas en el laboratorio de la Institución.

De acuerdo con la madre de la víctima, Altamiranda venía acosando a su hija desde hace varios meses, por lo que le asignó que fuera su apoyo en clase con las anotaciones y otras actividades para pasar tiempo a solas con ella.

El otro caso es el de Luis Alberto Medina Jiménez señalado del delito de acceso carnal o acto sexual abusivo con incapaz de resistir, por presuntamente abusar sexualmente de una joven de 18 años, quien tiene limitaciones cognitivas.

La madre de la víctima aseguró que su hija le contó que, desde septiembre del 2018, Medina Jiménez ingresaba a la residencia cuando ella salía a trabajar y abusaba sexualmente de la joven. En abril del 2019, la mujer se enteró de lo que pasaba porque una vecina, a la que le pedía el favor de estar pendiente de la joven, le contó que había visto al hoy capturado ingresar a la casa y al ir a tocar a la puerta la víctima le abrió desnuda y el hombre salió corriendo, al confrontar a la joven, ella le confirmó que desde septiembre Medina Jiménez ingresaba a la casa y la obligaba a hacerle vejámenes.

En la denuncia la madre expuso que su hija desde noviembre estaba decaída de ánimo, había bajado 15 kilos y hasta la habían hospitalizado en dos oportunidades para hacerle análisis, pero no le encontraron nada.