Escuche ahora

La Hora del Regreso

con Carlos Montoya


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

La estremecedora declaración de una mujer al ser presuntamente abusada por exconcejal

Denuncian penalmente a exconcejal de San Gil, Santander, por, al parecer, abusar sexualmente de una estudiante de comunicación social.

Denuncian presunto abuso a estudiante de comunicación.. Foto:Suministrada.

Natalia Archila , estudiante de comunicación social que vive en San Gil, interpuso una denuncia en la Fiscalía por presunto acoso sexual que recibió por parte del exconcejal, Juan Carlos Sánchez Cominos, del partido de la U.

La mujer describió a La W que ella estaba en la cabina de radio  de la emisora comunitaria cuando ingresó el exdirigente político y comenzó a acosarla para que tocara sus partes íntimas. 

En un principio, ingresó al lugar a tocarle los hombros a la comunicadora y luego, le habría restregado sus órganos genitales.

"Por agresión sexual y violenca de género puse la denuncia el se encontraba lavando le pasillo y se para en la puerta de la emisora y me pregunta si el director de la emisora está, el entra a la emisora, yo estoy sentada en la consola, me echa el brazo a mis hombros , yo me fastidié, yo tengo un tatuaje de corazón, me dice que si ese corazón puede ser de él, yo le digo que no, me coge fuerte hacia él, me abraza y empieza a besar y manosearme con su barba y boca en el cuello, y yo logro quitarme de él, me vuelve y me coge del brazo, me restiega sus genitales en mí, yo grito, el señor sale por mi gritería. El señor vuelve y entra, se me va por detrás, me manosea la espalda, me dice que estaba rica y deliciosa, y me restriega sus genitales de arriba hacia abajo de mi cola , yo comienzo a llorar". 

Juan Carlos Sánchez, manifestó que no conoce a la comunicadora social y que jamás intentó tocarla como asegura Archila.

"La mamá de la niña, era la señora de preparar las comida en mi negocio, por eso conozco a esa niña, pero no he tenido contacto con ella, ni un saludo con ella, yo nunca toco, ni abrazo, ni le paso mis partes íntimas a personas que no conozco, el celador de la portería del edificio a cinco metros".