Escuche ahora

La Hora del Regreso

con Carlos Montoya


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Procuraduría podría dejar en el limbo soluciones de agua de Santa Marta

Dos decisiones contradictorias tienen en riesgo la implementación de proyectos alternativos para los samarios.

Procuraduría podría dejar en el limbo soluciones de agua de Santa Marta. Foto: Colprensa

La Procuraduría General de la Nación había anunciado que iba a abrir investigación contra el suspendido alcalde de Santa Marta Rafael Martínez, funcionarios de la Alcaldía y los concejales de la ciudad por destinar recursos de vigencias futuras en un proyecto de acueducto regional desde el Río Magdalena y por desobedecer una medida cautelar del Tribunal Administrativo del Magdalena que así lo prohíbe, pero lo que al parecer no sabe el procurador general es que un acta suscrita por el procurador regional del Magdalena dejó constancia de todo lo contrario.

El acta suscrita por el procurador regional, Jorge Escobar Silebi el 18 de febrero de 2019, señala que el acuerdo del concejo destina 890 mil millones de pesos para soluciones alternativas de agua con miras hacia los ríos del norte, y no al río del Magdalena lo que indica el procurador general parece no fue bien informado de su procurador regional.

Lo cierto es que, si se llegara a caer el acuerdo del concejo como lo anunció por el procurador general de la Nación, tras una acción popular, la construcción de las obras que le permitirían solucionar el problema de agua a corto plazo en Santa Marta quedaría en el limbo. Porque la APP que se consolidó en el gobierno Santos no funcionó porque no hay 2.5 billones de pesos para financiarla como lo dijo el presidente Duque y también se caerían los proyectos estructurados con el ministerio de vivienda como alternativa.

A eso se suma que ahora hay un choque de conceptos entre el ministerio de vivienda y el alcalde encargado de Santa Marta.

El ministerio de Vivienda apunta a que se haga siete obras y la ayuda con 20.000 millones de pesos anuales por 10 años a partir de 2021. Pero el alcalde encargado Andrés Rugeles quiere revivir el proyecto de un acueducto regional que no cuenta con financiación y que demanda más estudios.