Escuche ahora

La W

con Julio Sánchez Cristo


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

[Video] Pelea entre ciudadanos y Policías deja 10 uniformados heridos en Guateque, Boyacá

La reyerta se presentó en la madrugada del domingo en plena celebración del festival de polvoreros en Guateque, Boyacá. Autoridades investigan presunto abuso de autoridad

El hecho se presentó el pasado domingo 20 de enero a las cinco de la mañana, al término de la versión 26 del FestivalPirotécnico que se celebra en dicha localidad del departamento de Boyacá, cuando se pensaba que cerca de 400 pobladores y turistas habían terminado de disfrutar de las actividades del evento.

La batalla campal dejó un saldo de 10 policías heridos, al igual que varios civiles, en eventos que son de investigación por parte de las autoridades locales. 

Según contó a W Radio el coronel Carlos Triana, comandante de la Policía de Boyacá, después de la finalización del evento y de un concierto de música popular, un número cercano a 400 personas se desplazó hacia la Plaza de Mercado del municipio, lugar donde un hombre habría puesto música a todo volumen.

Según el coronel Triana, en el lugar, “comienzan riña tras riña y un hombre saca un bendito bafle a alto volumen y eso anima la cosa; todo el mundo estaba pasado de copas y empezaron a insultar a los policías, que estaban aplicando el Código de Policía".  Este hecho, según el uniformado, estuvo seguido de agresiones contra los policías, a quienes les fueron lanzadas "armas contundentes como piedras, palos y botellas”, generando heridas a una decena de ellos, quienes fueron trasladados al hospital Regional Valle de Tenza, sede Guateque.

De igual modo, a dicho lugar fueron trasladados algunos civiles que resultaron heridos como consecuencia de la respuesta de los uniformados, entre los que se encontraban los señores Rafael y Mauricio Rodríguez Niño, al igual que el estudiante de ingeniería ambiental, Javier Rodríguez Pinto, personas que según pudo establecer La W Radio, son hijos y sobrino del exalcalde de Guateque Rafael Rodríguez. 

La W también conoció que, antes de la valoración médica, los mencionados ciudadanos fueron detenidos por orden del comandante de la Policía local, quien había llegado al lugar para acompañar a los uniformados heridos, trasladándolos a la Estación de Policía del Municipio de Guateque.

Según informaron fuentes policiales del municipio, los ciudadanos mencionados fueron los únicos detenidos por los actos presentados durante la madrugada del día domingo.

“Lo que argumenta la Policía es que quienes los agredieron son los que están privados de la libertad y otras personas”, afirmó el abogado defensor de los acusados, Gilberto Rondón, quien agregó que “hubo una pelea entre la gente y la Policía, había cerca de 15 policías, estaba el comandante del Distrito, que es un mayor y que estuvo en el inicio de los hechos”.

Según el abogado, la Fiscalía les imputó a los tres acusados los delitos de violencia contra funcionario público y lesiones personales.

El ente acusador, ante la gravedad de los hechos, pidió medida de aseguramiento en establecimiento carcelario, solicitud que fue negada por el Juez Primero Promiscuo Municipal con Funciones de Garantías de Guateque, quien tras analizar las pruebas de la defensa y los argumentos en contra, decidió dejarlos en libertad, pero vinculados al proceso.

La W Radio tuvo acceso a algunos de los videos que circulan a través de las redes sociales y que son materia de estudio por parte de las diferentes autoridades, ante las versiones que afirman que los hechos se habrían presentado como respuesta ciudadana a un episodio de abuso de autoridad por parte de los uniformados, quienes llegaron hasta un puesto de venta de comida, lugar donde habría estado ubicada la fuente de la música, y habrían agredido a personas de la tercera edad, desencadenando la solidaridad de algunas de las personas presentes y generando la riña masiva.

En un video se puede ver a uniformados portando elementos contundentes, diferentes a los bolillos, que habrían sido usados como armas, al igual que se ve a uno de los uniformados presentes en el lugar desenfundando su arma y amenazando a los civiles allí presentes.

En el mismo, se puede ver a un grupo de policías agrediendo simultáneamente a un joven, mientras que en otro de los videos se observa a varios policías trasladando a uno de sus compañeros, que permanece sobre una camilla. 

Un tercer video, grabado con posterioridad a los hechos, muestra a quien sería la dueña del negocio de comida donde se originó la riña, narrando lo sucedido y recogiendo los restos de lo que quedó de su venta. En este, se puede escuchar a otro civil, comentando otro presunto hecho de agresión por parte de efectivos de la Policía Nacional, ocurrido horas atrás en las instalaciones del estadio (lugar del festival pirotécnico), y enseñando las secuelas fisicas de lo que, según se escucha en el video, sería un "bolillazo".

En el marco de la investigación periodística, la W Radio también tuvo acceso a la denuncia judicial 00007 de 2019, interpuesta ante las autoridades competentes por una mujer de 66 años, quien en su narración menciona al agente Gerardo Hernández Patiño, comandante del Séptimo Distrito de Policía Garagoa, quien se encontraba al mando de los efectivos que prestaban su apoyo a la Policía de Guateque, con ocasión del evento ya mencionado. 

En la denuncia de conocimiento de La W, la mujer afirma que los policías, tras hacer apagar el sonido de un vehículo cercano a un puesto de comida, se dirigieron a su carpa, y sin mediar palabra la agredieron a ella y a algunos familiares presentes en el lugar, despertando la solidaridad de algunas personas que acudieron en su defensa. 


 

La mujer describe en su denuncio, la forma en la que un hombre que acudió en su defensa fue arrojado por policias en las "brasas" que se encontraban en el lugar, donde se vendía carne, y describe como un policía de estatura alta, el mismo que la agredió según el denuncio, desenfundó su arma e hizo algunos disparos al aire. Describe como algunos de los leños que estaban en el lugar fueron empleados por uniformados y civiles como armas.

En el mismo documento, la mujer denunció que tras la riña que destrozó su lugar de trabajo, no solo perdió los alimentos y bebidas, sino también el producido de su trabajo de la noche, cifra que calculó en más de siete millones de pesos. 


 

La W conoció que, tras los hechos, al interior de la Policía Nacional se adelanta un proceso investigativo y disciplinario que permita esclarecer lo sucedido.