Escuche ahora

Archivo W

Con Sebastián García (@JuanSeGarciaA


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

El reto para Iberoamérica sigue siendo la lectura, según Cerlalc

La lectura sigue siendo clave para disminuir la desigualdad en América Latina, según el único organismo regional para promoverla, que acaba de cumplir 40 años, depende de la Unesco y tiene sede en la capital colombiana.

La lectura sigue siendo clave para disminuir la desigualdad en América Latina, según el único organismo regional para promoverla, que acaba de cumplir 40 años, depende de la Unesco y tiene sede en la capital colombiana.

El director del Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina, el Caribe, España y Portugal (Cerlalc), Fernando Zapata, dijo hoy a Efe que pese a la irrupción de las tecnologías en el ámbito editorial, que ha generado cambios en el consumo y en los soportes, es necesario continuar haciendo énfasis en la lectura.

"En el tema de la lectura hay que hacer mucho más", reconoció Zapata, que recordó que la región se destaca por ser la más desigual del mundo en la distribución de la riqueza, algo que, a su juicio, se relaciona con la falta de "buenos lectores".

En la región latinoamericana el promedio es de 1,5 a 2 libros leídos por persona al año, mientras en España es de 9,6 libros anuales, según el Cerlalc, cuyo 40 aniversario se celebra estos días en la Feria Internacional del Libro de Bogotá,

Sin embargo, Zapata opina que actualmente es imposible aseverar con certeza si en un país o región se lee o no, ya que los medidores, que definen que en Latinoamérica los países más lectores en relación al número de habitantes son Cuba, Uruguay, Chile y Argentina, se limitan a una cuantificación de lectura de libros publicados en papel.

"Con la proliferación de medios de lectura y el interés de los jóvenes por leer otras formas y formatos es mas difícil decir que no se lee", aseguró Zapata, que consideró que en la actualidad "la gente lee, pero en diferentes formatos".

En este sentido aseguró que los más recientes estudios indican que el lector actual es más visual, por lo que fenómenos como el grafiti siguen teniendo una gran aceptación.

Pese a esto, Zapata destacó que desde 2003 en la mayoría de países de Latinoamérica existe Planes Nacionales de Lectura, como es el caso de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela.

De estos programas, el director del organismo de la Unesco destacó el de Colombia, que incluye incluso a los niños antes de nacer, pues fomenta que las embarazadas les lean.

Asimismo, Zapata destacó que varios países de la región, entre los que mencionó a Chile y Brasil, están revisando o planeando nuevos planes de lectura que se adapten a la era digital y a los libros electrónicos, que pese a su auge no han logrado destronar a los impresos, que representa el 93 % del universo del libro en Iberoamérica.

Sin embargo, la nueva dinámica digital motivó en diciembre del año pasado a los países miembros del Cerlalc a discutir y considerar una redefinición del libro, en la que se amplía el soporte y se le da cabida a todos los formatos, incluido el electrónico.

Según una encuesta del organismo, en la que participaron 75 editoriales de 18 países de la región, en 2010 el 25 por ciento de la empresas entrevistadas publicaban libros electrónicos, frente al 15 por ciento que lo hacía el año anterior.

Por esta razón, para Zapata, no se debe "especular" sobre una fecha en la que desaparecerá el papel como formato del libro, aunque sí es necesario prepararse para esa gran revolución con la que desaparecerá "unos de los vehículos mas importantes de trasmisión de cultura".

En este sentido, instó a los Gobiernos y a la sociedad a entender al conocimiento como una industria y reconocer la importancia de la producción y promoción de la identidad cultural.

"Si yo no me expreso a través de lo mío, no me voy a ver en un entorno digital", aseguró Zapata, que consideró que en la región se debe tener claro: "no somos los dueños de la infraestructura nos conectamos a ella, nos queda lo que circula por allí, la sangre de lo que circula por la estructura de las telecomunicaciones". EFE