Escuche ahora

La W

con Julio Sánchez Cristo


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

La cineasta argelina que plasmó la situación política de su país en una película

Sofia Djama aclaró que en su país les permiten hacer películas, pero que no las dejan reproducir en los cines de Argelia por lo que es una forma de censura.

Si no avanzamos en un cambio político, la postura islamista se seguirá presentando: Sofia Djama, cineasta argelina. Foto: Getty Images

En diálogo con La W, la cineasta argelina Sofia Djama se refirió a su película Les Bienheureux (Los bendecidos), film que narra la situación actual de su país, que lleva varios años bajo el régimen de Abdelaziz Buteflika, quien actualmente ejerce su cuarto periodo de mandato.

“He vivido toda mi vida bajo el régimen de Abdelaziz Buteflika”, señaló la cineasta, quien confiesa que durante la llamada primavera árabe, la ciudadanía soñó con el fin de la era del político.

Le puede interesar: Artesanías colombianas son protagonistas en la portada de The Oprah Magazine

Djama afirmó que, en Argelia, los jóvenes anhelan un remesón fuerte en la política, que permita un cambio significativo en la forma como se dirige el país, y como se ejerce el país.

Señaló que, aunque para los cineastas es fácil grabar en Argelia, la censura llega por el lado del as dificultades de financiación, y por la inexistencia de políticas culturales que permitan la difusión de los contenidos, debido a demás al bajo número de salas de cine que existen en el país.

Lea también: El relato del hombre que fue tragado y posteriormente expulsado por una ballena​​​​​​​

“Los islamistas están mal”, señala la cineasta, quien señala que los políticos tienen sus ideas enclavadas en el pasado, y que el sistema político está previsto para favorecer a los sectores más conservadores del país. Señaló que las ideologías conservadoras se nutren del adoctrinamiento en los establecimientos educativos del país.

Para DJama, las fuerzas armadas actuales distan un poco de las existentes en los años 70, caracterizadas por el empleo de la fuerza para ahogar los esfuerzos de revolución. Señaló que las actuales son un cuerpo de seguridad, y se mostró convencida de que las fuerzas actuales no intervendrían para reprimir el movimiento de protesta.