Escuche ahora

W Fin de Semana

Con Juan Pablo Calvás


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Talleres y clases ponen el broche de oro al Año Dual Alemania-México

Clases de alemán, talleres de química o experiencias interactivas, son algunas de las actividades gratuitas que ofrece en la Ciudad de México el PopUp Tour, el cual supone el broche de oro para el Año Dual Alemania-México 2016-2017.

Isabel Reviejo

México, 9 jun (EFE).- Clases de alemán, talleres de química o experiencias interactivas, son algunas de las actividades gratuitas que ofrece en la Ciudad de México el PopUp Tour, el cual supone el broche de oro para el Año Dual Alemania-México 2016-2017.

Desde hoy y hasta el próximo domingo, la explanada del Monumento a la Revolución será el escenario escogido para el evento, que ya ha pasado a lo largo del año por las ciudades de Guadalajara, San Luis Potosí, Guanajuato, Puebla y Toluca.

"Es uno de los proyectos más grandes, uno de los eventos con más público alcanzado", dice a Efe Nathalie Dittombé, coordinadora de los proyectos del Año Dual, cuyo cierre coincide con la visita de la canciller alemana, Angela Merkel, quien hoy llegó a la capital mexicana.

Muchos de los eventos que se han realizado durante el Año Dual se han celebrado en la capital porque "es un país centralizado", pero el PopUp "nos dio una oportunidad de alcanzar a más gente", destaca.

La iniciativa, además, permite aglutinar todos los ejes que han estructurado este Año Dual: cultura, ciencia, innovación, educación, sustentabilidad y movilidad.

Se espera que cada uno de los días en los que el PopUp Tour permanezca en la ciudad acudan 1.500 personas diarias.

Durante las primeras horas del evento, decenas de personas pasaron entre los contenedores móviles que acogen las actividades -patrocinadas por cuatro firmas alemanas- para participar en ellas.

Una de las propuestas más demandadas la constituyen los talleres de química, en los que los visitantes pueden crear sus propios champús, cremas de manos y líquido para hacer burbujas.

Karina Casanueva, de 10 años, es una de las participantes de estos talleres. Tiene en sus manos su recién creada crema con olor a frutos rojos, porque el del chocolate, que era la otra opción, le parece "muy fuerte".

Asegura que lo que más le gusta son las asignaturas de ciencias en las que hacen "experimentos", como agua oxigenada, y que lo que más le gustaría es "ser maestra de química".

"Te lo explican de una manera en la que tanto niños como adultos que no tienen conocimientos de química pueden entenderlo", relata Daniela Salaices, otra de las participantes, quien estudia química en la universidad.

Al igual que el taller de química, las clases de alemán para principiantes también atraen a numerosos visitantes, quienes se agolpan en los asientos del contenedor desde mucho antes de que la sesión se inicie.

La idea es ofrecer, a personas de todas las edades, un primer acercamiento a esta lengua a través de lecciones de aproximadamente 45 minutos sobre conceptos básicos como los colores, los números o la comida.

Alejandro Benítez, uno de los profesores del Goethe-Institut, anima a los visitantes a acudir a la clase porque el alemán, aunque puede parecer "un poco intimidante" al principio, tiene aspectos que son más fáciles que el francés y el inglés.

Por ejemplo, "tiene muchas similitudes con el español en cuanto a pronunciación", porque se lee tal cual se escribe, aunque eso sí, "la gramática es más pesada", reconoce.

Además, la empresa Bosch ofrece un taller en el que los asistentes pueden grabar su nombre en un llavero de madera, y quienes se acerquen al contenedor de Volkswagen pueden vivir gracias a la realidad virtual la experiencia de estar dentro de una fábrica automotriz, entre otras actividades.

El Año Dual Alemania-México 2016-2017 ha sumado, desde junio del año pasado, 1.374 actividades en 53 ciudades de 27 estados mexicanos.

En total, contó con la participación de 4,46 millones de personas, así como de 890 especialistas y creadores alemanes. EFE

irg/msc/dsz